Naomi Kawase: “Desde el cine quiero decir que el mundo es bello”

‘UNA PASTELERÍA EN TOKIO’ / Naomi Kawase se alzó con la Espiga a la Mejor Dirección en la 60 Seminci de Valladolid con esta hermosa historia, relato de tres personajes emocionalmente heridos que se encuentran gracias al dulce aroma de las judías rojas. La cineasta habla en esta entrevista de su trabajo. www.cinesrenoir.com

Sentaro tiene una pequeña pastelería en la que hace dorayakis, un dulce típico japonés, un bizcocho relleno de pasta de judía roja. Un día, Tokue, una anciana con las manos deformadas, se acerca a pedirle trabajo. A pesar de la primera negativa, ella regresa para que pruebe su pasta de judías rojas y el delicioso sabor de éstas le convence. Poco a poco, entre ambos se van abriendo caminos que van ayudando a sanar heridas del pasado. Wakama, una estudiante que se siente abandonada por su madre, acude cada vez más a la pastelería hasta que forma parte de esa nueva familia.

Una pastelería en Tokio, por la que Naomi Kawase acaba de ganar la Espiga a la Mejor Dirección en la Seminci de Valladolid, es la primera adaptación que la cineasta hace de una novela. Con esta historia, con una narrativa más convencional que la de sus películas anteriores, pone el acento en la necesidad que tenemos unos de otros y da el protagonismo a los personajes que habitualmente están en segundo plano.

LA GRAN ILUSIÓN.- Esta es la primera vez que hace una película sobre una novela, ¿qué vinculo encontró en esa historia?

NAOMI KAWASE.- Encontré muchos vínculos con todo el trabajo que he hecho. Es verdad que me he encontrado con problemas nuevos. La novela está escrita con letras y el cine necesita ser interpretado con imágenes, había algunos aspectos del libro que no podía transmitir literalmente. Además, en otro nivel, en esta novela hay muchas cartas que no se ven en la película. Lo que sí he querido conservar son algunos elementos invisibles, como cuando ella escucha a las judías o deja que la acaricie el sol… He intentado interpretar lo invisible.

LGI.- Su película está protagonizada por esos personajes que en otras ficciones estarían en segundo o tercer plano…

NK.-Sí. En este mundo hay gente que siempre recibe poco. Son personas que en la sociedad están fuera de foco, pero cada uno de ellos tiene su propia vida y en ellos hay emociones. Quería poner énfasis en esta gente, hacerles existir y poner de manifiesto que es maravilloso el simple hecho de existir.

“Quería hacer existir a esa gente que siempre recibe poco, a esas personas que en la sociedad están fuera de foco”

LGI.- En todas sus películas la naturaleza es muy importante, aquí está representada casi solo por un cerezo, ¿no ha echado de menos ese elemento?

NK.- Un poco, pero es que en la novela original se ponía más el acento en la historia y era así, y yo quería contar esa historia de una forma clara y abierta a un público más amplio. Aquí, la naturaleza está en las judías y sí, en el cerezo, y yo la sigo con la cámara, en eso no ha cambiado tanto.

LGI.- ¿Podría decirse que usted hace un cine para celebrar la vida?

NK.- Suelo pensar de una forma negativa en la muerte y con alegría de la vida. Es la cara y la cruz. Después de la muerte siempre queda algo que reciben los que vienen detrás…

“Existe un antes y un después del nacimiento de mi hijo. Ahora más que nunca intento expresar la confianza hacia el mundo”

LGI.- Su biografía es, en cierto modo, su cine. ¿El hecho ahora de ser madre ha cambiado sus películas?

NK.- Sí. Existe un antes y un después del nacimiento de mi hijo. Ahora más que nunca intento expresar la confianza hacia el mundo. Si criticamos todo, los que nos siguen no podrán ver que tenemos confianza en el mundo y no podrán tener esperanza. Yo quiero decir desde las películas que el mundo es bello y que tenemos esperanza. Desde luego, Una pastelería en Tokio es una mirada de mujer y de madre.

LGI.- Japón es un país muy machista, ¿ser mujer directora allí es especialmente difícil?

NK.- Sí, ciertamente. Las mujeres directoras tenemos dificultades, aunque tengo que decir que los hombres también tienen sus problemas. En mi trabajo intento no fijarme demasiado en eso y seguir hacia delante.

 

 

Dirección: NAOMI KAWASE. Guion: NAOMI KAWASE SOBRE LA NOVELA DE DURIAN SUKEGAWA. Producción: MASA SAWADA, KOICHIRO FUKUSHIMA Y YOSHITO OYAMA. Fotografía: SHIGEKI AKIYAMA. Montaje: TINA BAZ. Música: DAVID HADJADJ. Reparto: KIRIN KIKI, MASATOSHI NAGASE, KYARA UCHIDA, MIYOKO ASADA Y ETSUKO ICHIHARA. Distribuidora: CARAMEL FILMS. Estreno: 6 de noviembre de 2015.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *