Asghar Farhadi: “En las parejas modernas el sentimiento de posesión es menor”

‘EL VIAJANTE’ / Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa, el nuevo trabajo de Asghar Farhadi profundiza en los procesos de humillación y en el sentimiento de posesión en las parejas. www.cinesrenoir.com

El cineasta Asghar Farhadi, con los protagonistas de la película.

Ganadora del Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa, la nueva película del cineasta iraní Asghar Farhadi se inspira en Muerte de un viajante de Arthur Miller para retratar la humillación y profundizar en las relaciones de pareja y la situación de la mujer y el hombre en ellas.

Protagonizada por Shahab Hosseini (Mejor Actor en Cannes) y Taraneh Alidoosti, la película cuenta cómo Emad y Rana, ante el peligro de derrumbe del edificio en el que viven de alquiler, se ven obligados a mudarse a otro lugar. Rana es atacada en este nuevo piso y ello cambiará radicalmente la vida de la doble pareja.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Es la humillación el tema principal de El viajante?

ASGHAR FARHADI.- Sí, es uno de los temas que domina en la película y en la obra de Miller. Todo empieza con Emad en la escena del taxi donde es humillado por su alumno. Pero no es algo que yo haya hecho de una forma consciente, empiezo a pensar en una historia y luego me pongo a escribir. Lo que me importa es que las historias estén vivas, sean reales y tenga personajes con los que siento conectado. Después me pregunto por los temas que emergen y sí, la humillación era uno de ellos.

LGI.- El personaje masculino es un profesor con una doble moral.

AF.- La primera impresión es que es un hombre que entendemos y conocemos en todas sus dimensiones y que es capaz de ponerse en el sitio de los demás. Pero él pierde esa capacidad. Todos creemos que nos conocemos bien, pero ciertas situaciones pueden hacernos perder el altruismo.

“La humillación es uno de los temas que dominan en esta película y en la obra de Arthur Miller”

LGI.- ¿Hay un retrato premeditado del machismo en el comportamiento de ese hombre?

AF.- Pero sin especificar ninguna cultura o geografía. Él se mete en un proceso de venganza y a medida que pasa el tiempo se le olvida el motivo original de su ira y solo le importa esa ira.

LGI.- Pero su sentimiento de posesión…

AF.- Sí, es un aspecto que está presente en muchas parejas. Una interpretación de la historia puede ser esta, pero yo no envío mensajes ni una visión que pueda imponer. Hoy parece que las parejas nuevas y modernas han evolucionado y el sentimiento de posesión es menor, pero cuando hay una crisis, esos son valores tan profundos que pueden emerger y dañar.

LGI.- ¿Cómo ha sido la reacción ante la película?

AF.- Los críticos fundamentalistas tienen un problema conmigo, porque no me ven como un artista de su lado. Dicen que la película pone en peligro sus valores, que no se pueden cuestionar. Hay aspectos morales que no les gustan nada.

“Los críticos fundamentalistas tienen un problema conmigo, dicen que la película pone en peligro sus valores”

LGI.- Pero, dejando aparte a esos grupos, ¿la recepción ha sido magnífica, no?

AF.- Sí, ha sido un éxito en general. Es la primera vez que una película mía suscita tantas discusiones que es lo que yo pretendo.

LGI.- Alguien ha dicho que esta película sirve como metáfora de Irán, ¿usted lo ve así?

AF.- No. Ninguna obra puede representar a 70 millones de personas. Esta película solo representa el mundo de esos personajes. A mí lo que me importa es abrir las historias a cualquier interpretación posible. Al otro lado del mundo no hay interés por la sociedad iraní.

LGI.- Últimamente se han producido muchos cambios en la sociedad iraní.

AF.- Es algo que ocurre, pero no es nuevo. La sociedad iraní es compleja y la mayoría de pueblo iraní es curioso, reflexiona y aspira a un cambio. La imagen que se extiende por el mundo es la de una minoría, que es la que tiene el poder. Pero los iraníes aspiran a una evolución positiva.

“La sociedad iraní es compleja y la mayoría de pueblo iraní es curioso, reflexiona y aspira a un cambio”

LGI.- ¿Cuál es la situación del cine iraní hoy?

AF.- Hay una nueva generación muy activa. Se trabaja mucho. Pero, en mi opinión, no hay un desarrollo que signifique que mejore la calidad de las películas. Hace años había más buenas películas que ahora, aunque no eran mayores.

LGI.- ¿Hay temas que no se puedan tratar en el cine en Irán?

AF.- No se puede hablar de nada que sea específicamente político, se considera un ataque al poder o a cuestiones que atentan contra los tabúes de la moral del poder. Es obvio lo que no se puede tratar y si lo haces, sabes que no vas a poder estrenar en Irán. Luego hay otro nivel más complejo porque depende del poder del gobierno del momento y de las personas de esa administración, que cambian a menudo.

LGI.- ¿Su próxima película será el proyecto con Penélope Cruz y Javier Bardem?

AF.- Estamos trabajando en ello, en la fase de la investigación y de localizaciones. Es una película sobre una familia, pero todavía no puedo decir nada.

 

Dirección: ASGHAR FARHADI. Guion: ASGHAR FARHADI. Producción: ALEXANDRE MALLET-GUY Y ASGHAR FARHADI. Fotografía: HOSSEIN JAFARIAN. Montaje: HAYEDEH SAFIYARI. Reparto: TARANEH ALIDOOSTI, SHAHAB HOSSEINI, BABAK KARIMI, MINA SADATI. Distribuidora: GOLEM. Estreno: 3 de marzo de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.  

 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *