Ivan Calbérac: “Es difícil ser padre y es difícil ser hijo”

‘EL SR. HENRI COMPARTE PISO’ / Ivan Calbérac apuesta por la comedia amable para reflexionar sobre temas no demasiado amables. Clause Brasseur y Noémie Schmidt son los protagonistas. www.cinesrenoir.com

El Sr. Henri comparte piso es una comedia amable que reflexiona sobre cuestiones que, a veces, se vuelven bastante duras en la vida de ciertas personas y que tienen graves consecuencias en su futuro. Las relaciones entre padres e hijos y cómo los primeros, por miedo, intentan evitar una vida para sus descendientes que no augura en apariencia mucho equilibrio es uno de estos temas. El señor Henri es un padre así, un hombre que no acepta las decisiones de su hijo.

Retirado y solo en una gran casa, vive amargado y sin haberse recuperado de la muerte de su mujer. Su hijo Paul le convence para alquilar una de sus habitaciones vacías y allí termina la joven Constance. Estudiante, llena de vida y con un sueño por cumplir, la chica no tiene ni un duro y su nuevo compañero de piso le hace una oferta, si seduce a su hijo y consigue romper su matrimonio, que a Henri no le gusta nada, no tendrá que pagarle el alquiler.

LA GRAN ILUSIÓN.- En la película el hombre viejo se aprovecha de la juventud de la chica, ¿cree que la sociedad en general hace esto con la juventud?

IVAN CALBÉRAC.- El personaje no representa a todas las personas mayores. S un hombre duro, que sufre mucho, que no se ha recuperado de la muerte de su mujer y que no acepta las decisiones de su hijo. Es un amoral que no duda en utilizar a esta chica para romper la pareja de su hijo. A las generaciones les cuesta entenderse entre ellas.

LGI.- Me refería a toda la sociedad…

IC.- No sé si las generaciones de los mayores tratan de aprovecharse de los jóvenes, pero desde luego les cuesta entenderse. A veces los mayores condenan a los más jóvenes y, al fin y al cabo, estos son los que están pagando sus pensiones. Hay falta de comunicación y de diálogo.

“A veces las personas mayores condenan a los más jóvenes y, al fin y al cabo, estos son los que pagan sus pensiones”

LGI.- ¿Cree que esa falta de entendimiento se da siempre entre generaciones?

IC.- Sí, porque es difícil. Las relaciones entre padres e hijos son difíciles. Es difícil ser padre y es difícil ser hijo. Nadie quiere reproducir lo malo que ha vivido y que viene de la educación que hemos recibido y que nosotros damos a nuestros hijos dependiendo de la que recibimos. Si la educación ha sido dura, tenemos la tendencia a pensar que al final no era tan dura, cuando a veces ha sido un inmenso sufrimiento. La frase fatídica de esa fase es la de “es por tu bien”.

LGI.- ¿Eso es lo que le pasa a los dos padres de esta historia?

IC.- Sí. El padre de Constance no quiere que ésta lleve a cabo su pasión, tiene miedo, prefiere que vuelva con él al puesto de verduras y el argumento es el de “es por tu bien”.

“La frase fatídica de la fase que todos pasamos de la educación es esa que dicen los padres de ‘es por tu bien’”

LGI.- ¿Puede decirse que la película habla también de esa necesidad de liberarnos de la educación recibida?

IC.- Sí, habla de cómo liberarte de la educación que te han dado y cómo encontrar tu propia vía. Aunque sea un camino largo, quizá sea el camino.

LGI.- ¿Hay algo de autobiográfico en esta historia?

IC.- Sí, mis padres querían que yo fuera profesor de Matemáticas, así que hice cinco años de Matemáticas en la Universidad. Yo era desgraciado, pero mis padres me financiaban mis estudios solo si estudiaba eso. Pero al mismo tiempo empecé a ir a la Facultad de Cine, yo no vengo de una familia de artistas así que al principio era por simple placer. Pero había que hacer un corto y yo vendí el mío a la televisión y gané dinero. Con el segundo corto, parecido, y luego hice otro y paso a paso…

“La película habla de cómo liberarte de la educación que te han dado y cómo encontrar tu propia vía”

LGI.- Hay en El Sr. Henri comparte piso una demostración del poder de la mujer y su cuerpo sobre el hombre…

IC.- Constance seduce a Paul con su físico, pero también con todo lo demás. Con los gustos de él, sus inspiraciones… además, los padres de ambos son duros y ella le va a dar una comprensión que él no ha recibido antes. En cuanto a la mujer de Paul, se queda embarazada y, sí, tiene poder porque él soñaba con tener un hijo. Creo que sí, que las mujeres tienen más poder cuando están embarazadas que cuando no lo están.

LGI.- ¿Qué necesitaba de los actores para estos personajes?

IC.- Para el Sr. Henri necesitaba un actor muy conocido, con talento. Claude Brasseur fue mi primera opción. Era perfecto, tiene sentido de la comedia. El personaje es un hombre horrible, pero divertido, y esa es la mezcla que yo buscaba.

“Siempre he creído que la comedia es bastante filosófica. Aquí podría haber sido más negra, pero yo he buscado un equilibrio”

LGI.- ¿Y para Constance?

IC.- Quería una chica que fuese una especie de rayo de sol, luminosa, guapa, pero que tuviera detrás de su sonrisa una dosis de falta de confianza en ella misma. También necesitaba que tuviera un gran sentido de la comedia.

LGI.- ¿Ha apostado por una comedia bastante amable, aunque el tema daría por una más ácida, por qué?

IC.- Siempre he creído que la comedia es bastante filosófica. Desde luego aquí podría haber sido más negra. En la obra de teatro el señor Henri era más horrible. Yo he intentado un equilibrio y que al público le gustara el personaje, aunque también dice cosas horribles. La película tiene momentos de ferocidad, pero al final no es con eso con lo que te quedas.

 

Dirección: IVAN CALBÉRAC. Guion: IVAN CALBÉRAC. Producción: ERIC ALTMAYER, ISABELLE GRELLAT Y NICOLAS ALTMAYER. Fotografía: VINCENT MATHIAS. Montaje: VÉRONIQYE PARNET. Música: LAURENT AKNIN. Reparto: CLAUDE BRASSEUR, GUILLAUME DE TONQUÉDEC, NOÉMIE SCHMIDT, FRÉDÉRIQUE BEL. Distribuidora: KARMA FILMS. Estreno: 3 de marzo de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí. 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *