Katell Quillévéré: “No hay jeraquías entre los seres humanos”

‘REPARAR A LOS VIVOS’ / Ciencia y poética reunidas en la adaptación al cine de la exitosa novela de Maylis de Kerangal, firmada por la directora y guionista Katell Quillévéré. www.cinesrenoir.com

La directora y guionista Katell Quilévéré ha hecho un ejercicio de equilibrio para conquistar la armonía en su nueva película, Reparar a los vivos, adaptación al cine de la exitosa novela de Maylis de Kerangal (publicada en España por Anagrama). Historia peculiar del ciclo de la vida, el filme es un encuentro, como dicta la realidad misma, entre la poética de la vida y de la muerte con la ciencia y los admirables avances médicos de este siglo XXI.

Un joven muere en un accidente. Una mujer de cincuenta años espera un corazón para seguir viviendo. Un médico quiere mantener el hilo de la vida. Unos padres tienen que superar el shock y decidir. La muerte que permite la vida.

Con magníficos actores como Tahar Rahim o Emmanuelle Seigner, Reparar a los vivos es una historia de lo material y lo sagrado, del vínculo arcaico que une a todos los seres humanos y al mismo tiempo, la crónica realista de un trasplante de corazón. “Un corazón deja de latir en un cuerpo para prolongar la vida de otro… es un increíble viaje en el que un ser humano se da cuenta de que es un eslabón de una cadena, que forma parte de un todo. Está conectado”.

LA GRAN ILUSIÓN.- La novela de Maylis de Kerangal subraya más la pérdida, mientras que usted ha hecho una apuesta por la vida que nace con un trasplante, ¿por qué?

KATELL QUILLÉVÉRÉ.- Lo que funciona para la literatura no funciona en el cine siempre. El desarrollo del personaje de la mujer que va a recibir el corazón fue por intuición. En un libro, el lector puede alejarse, dejar el libro, desarrollar su idea del personaje… El cine es el arte de la encarnación, hay que dar cuerpo a los personajes. En el cine se imponen imágenes, sonido e historia, y ya que esta era una historia bastante violenta, quería hacerla más soportable.

“Que un adolescente permita que una mujer de cincuenta años pueda seguir me parecía mucho más interesante, menos académico”

LGI.- La historia muestra el negativo del ciclo de la vida. El que muere es el joven, la que vive es la adulta, los que dan vida son los hijos…

KQ.- Para una cosa material, la cronología de un trasplante, hay que partir de una muerte y yo quise seguir el orden inverso, al fin y al cabo, es la muerte la que permite la vida. Además, me gusta ir en contra de las ideas preconcebidas. Que un adolescente permita que una mujer de cincuenta años pueda seguir me parecía mucho más interesante, menos académico, aunque habrá a quién moleste. Cualquier persona merece vivir, no hay jerarquías entre los seres humanos, les quede lo que les quede por vivir. Otra cosa es negar o no el progreso de la ciencia.

LGI.- La realidad de los trasplantes ¿conduce a la idea de la conexión de todos los seres humanos en una especie de organismo único?

KQ.- Sí. Yo concibo la película también como un trabajo sobre el vínculo entre seres humanos. Además están, claro, la familia, la decisión que deben tomar los padres, el ámbito médico, la sociedad a la que pertenecen los personajes. Somos parte de una sociedad y en ella podemos poner nuestro cuerpo a su disposición. Por otro lado, para mí es fundamental que en los trasplantes no importa nada el sexo, la raza, la edad, el país del que seas, la religión… Estamos vinculados de una forma arcaica, sagrada.

“Para mí es fundamental que en los trasplantes no importa nada el sexo, la raza, la edad, el país del que seas, la religión…”

LGI.- En esta historia se juntan aspectos emocionales y preguntas existenciales con la ciencia, ¿ha sido difícil encontrar el equilibrio? Como artista ¿no le ha tentado demasiado la poética de la muerte?

KQ.- Uno de los grandes desafíos de la película ha sido conseguir ese equilibrio entre lo trivial y lo sagrado o lírico. Ha sido una búsqueda constante. Me he dejado guiar mucho por lo que me provocaban las escenas. Pero, sí, ahí está el surf y toda la parte metafísica que tiene, la ola que vuelve. Es el fondo el que guía la forma, los protagonistas me han guiado en la búsqueda de la estética. No hubo una parte más importante que otra.

LGI.- En Francia, ¿cómo está regulado el tema de los trasplantes?

KQ.- En Francia es por negativa, quien calla, otorga. A pesar de ello, siempre se consulta a las familias y se les pregunta si la persona alguna vez se refirió al tema de alguna manera.

 

Dirección: KATELL QUILLÉVÉRÉ. Guion: KATELL QUILLÉVÉRÉ Y GILLES TAURAND, SOBRE LA NOVELA DE MAYLIS DE KERANGAL. Producción: DAVID THION, JUSTIN TAURAND Y PHILIPPE MARTIN. Fotografía: TOM HARARI. Montaje: THOMAS MARCHAND. Música: ALEXANDRE DESPLAT. Reparto: TAHAR RAHIM, EMMANUELLE SEIGNER, ANNE DORVAL, BOULI LANNERS, ALICE TAGLIONI, DOMINIQUE BLANC. Distribuidora: CARAMEL FILMS. Estreno: 4 de agosto de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *