Lambert Wilson: “A los intelectuales parisinos les encanta aplastar mitos”

‘JACQUES’ / Lambert Wilson da vida al legendario Jacques-Yves Cousteau en esta película de Jérôme Salle, una historia que desvela algunos claroscuros en la vida del personaje. www.cinesrenoir.com

La historia del legendario Jacques-Yves Cousteau a bordo del Calypso explorando los mares del mundo está tejida, en esta película, con los desencuentros vitales que tuvo con su hijo Phillippe, que murió en un accidente aéreo, y con su otro hijo Jean-Michel. Además, el filme cuenta las constantes infidelidades en su matrimonio y la evolución que sufrió desde los comienzos, patrocinado por una petrolera, hasta que tomó conciencia del daño ecológico que se le estaba haciendo al mar y al planeta.

Dirigida por Jèrôme Salle, la película está protagonizada por el actor Lambert Wilson, al que acompañan Audrey Tautou, en el papel de su mujer, y los actores Pierre Niney y Benjamin Lavernhe, como Phillipe y Jean-Michel.

LA GRAN ILUSIÓN.- Usted interpreta un Jacques Cousteau con claroscuros, ¿la ha costado mucho matar parte del mito?

LAMBERT WILSON.- Yo formo parte de la generación que descubrió sus películas cuando se estrenaban, así que he hecho una síntesis de lo leído y lo oído, además de hablar con los que pasaron tiempo con él. No he querido tener oídos para todo lo negativo, la gente se conformaba con informaciones superficiales y eso me enfadó mucho. Comprendí a este hombre por mi padre, porque se parece mucho a él.

“Yo formo parte de la generación que descubrió las películas de Jacques Cousteau cuando se estrenaban”

LGI.- ¿En qué sentido?

LW.- Sobre todo en el de su relación con sus hijos. Con Cousteau he hecho un trabajo de compasión y compresión. Me dan ganas de usar también la palabra perdón. He tenido con el personaje vibraciones muy personales desde el principio. Hice una reflexión y al final me dije que les había dado a sus hijos lo esencial, el sentido de la belleza del mundo, la aventura, el mar, el respeto por la vida animal… y en una edad en la que se forja la imaginación. Ahí no fracasó. Mi padre me dio lo mismo con el teatro, por eso hoy soy actor. Es verdad que los dos, mi padre y Cousteau, eran también egocéntricos, horribles, muy duros, pero la responsabilidad no solo es de los padres.

LGI.- ¿Los hijos de Jacques Cousteau, Phillippe y Jean-Marie, qué responsabilidad tenían?

LW.- Ceo que Philippe fue muy duro con su padre. En el fondo esta película habla de cómo los hijos pueden sobrevivir a sus padres, sobre todo por una especie de sentimiento embarazoso que se transmite de generación en generación.

“Con Cousteau he hecho un trabajo de compasión y compresión. Me dan ganas de usar también la palabra perdón”

LGI.- En Francia hablar de Cousteau ¿es especialmente delicado?

LW.- A Francia le ha gustado que se dañara un poco al personaje, incluso entre las generaciones que no le conocieron. A los intelectuales parisinos les encanta aplastar mitos. Me gusta hablar de la película en España y en lugares que no están contaminados con informaciones falsas, porque en Francia muchas críticas se basan en ellas.

LGI.- ¿Cómo cuáles?

LW.- Le han acusado de ser antisemita y es mentira, fue su hermano el antisemita. También se le acusa de ser un falso ecologista. Es verdad que al principio no se comportaba bien, y le acusaron de masacrar a los tiburones y a las ballenas, pero él reconoció esa actitud y explicó que esa era la actitud de la humanidad a principios de los 50. Para él el buceo era como una cacería. Pero luego se dedicó a la protección del entorno. Tomó conciencia del problema y se convirtió en una voz importante del ecologismo.

“A Francia le ha gustado que se dañara un poco al personaje, incluso entre las generaciones que no le conocieron”

LGI.- ¿Qué destacaría de Jacques-Yves Cousteau?

LW.- Su curiosidad. Es uno de los últimos exploradores del mundo submarino, aunque, volviendo a lo de antes, muchos le tachan de falso aventurero.

LGI.- Uno de los puntos más oscuros de su vida fue su relación con su mujer Simone…

LW.- Él mismo decía que ella era el verdadero capitán del barco. Ella eligió su vida, era víctima de ese gran seductor y sufrió por su traición, pero él le dio la vida que ella quería, huir de la humanidad. Al final no era feliz, era una alcohólica que se encerraba, oía música, leía libros… y casi no bajaba a tierra.

LGI.- También hay quienes han acusado a Cousteau de ser un showman, ¿usted qué piensa?

LW.- Bueno, creo que tenía un narcisismo indispensable, eso era necesario para que la máquina continuara, para que todo el equipo pudiera seguir haciendo lo que hacían. Aprendió muchos trucos del oficio y de la televisión y eso tal vez también le hizo daño.

 

Dirección: JÉRÔME SALLE. Guion: JÉRÔME SALLE, LAURENT TURNER Y JEAN-MICHEL COUSTEAU. Producción: NATHALIE GASTALDO, PHILIPPE GODEAU, OLIVIER DELBOSC Y MARC MISSONNIER. Fotografía: MATIAS BOUCARD. Montaje: STAN COLLET. Música: ALEXANDRE DESPLAT. Reparto: LAMBERT WILSON, PIERRE NINEY, AUDREY TAUTOU, LAURENT LUCAS, BENJAMIN LAVERNHE… Distribuidora: VERCINE. Estreno: 15 de septiembre de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *