Luis Buñuel: “Me gustaría poder levantarme de entre los muertos cada diez años”

Hoy sería el cumpleaños del más grande, Luis Buñuel. Artista inimitable -Woody Allen siempre se lamenta de ello (de no poder imitar a Buñuel), nació el 22 de febrero de 1900. Las enseñanzas que ha dejado al cine y a la comunidad cinematográfica son impagables, tanto como su arte. De sentencias conocidísimas, recordamos ahora aquella de “no nos importaba si el cine era arte o no. Eso sí, nos gustaban el humor y la poesía que encontrábamos en él”.

También nos gusta recordar su inagotable curiosidad. “Una cosa lamento: no saber lo que va a pasar. Abandonar el mundo en pleno movimiento, como en medio de un folletín. Yo creo que esta curiosidad por lo que suceda después de la muerte no existía antaño, o existía menos, en un mundo que no cambiaba apenas –decía-. Una confesión: pese a mi odio a la información, me gustaría poder levantarme de entre los muertos cada diez años, llegarme hasta un quiosco y comprar varios periódicos. No pediría nada más. Con mis periódicos bajo el brazo, pálido, rozando las paredes, regresaría al cementerio y leería los desastres del mundo antes de volverme a dormir, satisfecho, en el refugio tranquilizador de la tumba”.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *