La leyenda del ‘toro salvaje’

Matthew McConaughey adelgazó 23 kilos para interpretar a Ron Woodrof, el personaje principal de Dallas Buyers Club y el que le ha dado, merecidamente, el Oscar al Mejor Actor. No es, desde luego, la única gran metamorfosis de un intérprete para acercarse más a su personaje. La transformación que sufrió Robert De Niro para hacer Toro salvaje es, seguramente, la más famosa de la historia, pero hay unas cuantas más –todas les encantan a los académicos de Hollywood- muy destacadas.

Jared Leto, compañero de reparto de McConaughey, y ganador también de un Oscar (al Mejor Actor Secundario), perdió peso como su colega, se depiló las cejas y buscó la mejor peluca para interpretar al transexual Rayón. Años antes, había recorrido el camino contrario y había subido de peso (30 kilos) para meterse en la piel de Mark David Chapman, el hombre que asesinó a John Lenon, en la película Chapter 27.

Tom Cruise era solo uno de los actores que se sometía a una gran transformación física en la película Tropic Thunder. Una enorme calva y bastante más peso del habitual le hacían parecer una persona diferente. Junto a él, Robert Downey Jr. se convertía en esta película ni más ni menos que en un hombre negro.

Samuel L. Jackson consiguió despistar a todo el mundo con el aspecto que mostraba en la película Django desencadenado, de Quentin Tarantino. El actor modificó su postura y la manera de moverse y a ello añadió un pelo y unas cejas completamente blancas y desapareció tras estos elementos convirtiéndose en una persona diferente.

Charlize Theron, una de las mujeres más guapas del cine, modificó absolutamente su aspecto para interpretar a la asesina en serie Aileen Wuornos, en Monster,  y quedó bastante desmejorada y en absoluto atractiva. Los elementos fundamentales de semejante cambio fueron unos doce kilos de peso ganados y una dentadura postiza, además de un gesto de ira casi constante.

Christian Bale es un caso muy especial, porque ha mutado en diferentes formas en diversas ocasiones. La más reciente ha sido en La gran estafa americana, para la que engordó unos cuantos kilos. Antes había perdido muchos más (28) para el personaje de El maquinista, convirtiéndose en el actor que más ha adelgazado en la historia del cine para hacer un papel.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *