“Eres un amante experimentado ¿por qué no ibas a cobrar por ello?”

John Turturro se ha decidido en Aprendiz de gigoló a seguir los pasos de algunos de sus ilustres colegas de profesión. Como antes hicieron nada menos que Paul Newman, Jon Voight, David Bowie, River Phoenix o Keanu Reeves, se ha pasado al negocio de la prostitución para sacar un poco de pasta. Imposible no pensar inmediatamente en Richard Gere, en American Gigoló, de Paul Schroeder (1980), cuando se habla de personajes que tienen este ‘oficio’ en el cine. Pero no es el único, hay unos cuantos más.

‘Dulce pájaro de juventud’ (Richard Brooks, 1962)

Paul Newman, guapísimo y atormentadísimo, se metía aquí en la piel de Chance Wayne, un tipo de pueblo que se fue a Hollywood y que ahora vuelve a su casa como ‘acompañante’ de una estrella de cine en declive y con la secreta intención de recuperar a su verdadero amor. Adaptación de la obra de Tennessee Williams, la película tenía unas elevadas dosis de sordidez y de amargura.

‘Cowboy de medianoche’ (John Schledinger, 1969)

Magnífica película, en ella Jon Voight destacó y se alzó con varios premios, entre otros el del Círculo de Críticos de Nueva York o el Globo de Oro a la Mejor Nueva Promesa Masculina. Su compañero, Dustin Hoffman, también fue reconocido, conquistó el Premio David di Donatello al Mejor Actor Extranjero. Voight interpretaba a un chico que se va a Nueva York donde empieza a trabajar como gigoló.

‘Just a Gigoló’ (David Hemmings, 1979)

David Bowie era el coronel Paul von Przygodski, un tipo que pasaba de luchar en una guerra y pasar por un coma a ganarse la vida en el siniestro mundo de la prostitución. Y allí llegaba al conocer a la baronesa Von Semering, interpretada por Marlene Dietrich. Ella es la madame de un club de gigolós, donde comenzará a trabajar él. Sydne Rome y Kim Novak eran parte del reparto de esta película.

‘Mi Idaho privado’ (Gus Van Sant, 1991)

El desaparecido River Phoenix y el reaparecido Keanu Reeves interpretaban a Mike Waters y Scott Favor, un par de chicos que se dedicaban a la prostitución en Portland. La película, que se llevó unos cuantos galardones, fue una demostración del talento del director, que destacó más que los actores del filme, aunque estos estaban mucho más que correctos, a pesar de su juventud.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *