“Los cuentos de hadas existían para enseñar a los niños a afrontar el dolor y la pérdida”

Comparte en RRSS

‘LA CANCIÓN DEL MAR’ / Tomm Moore se inspira para esta película en las selkies irlandesas, seres mitológicos que viven como focas en el mar, pero se convierten en humanos en la tierra. Premio a la Mejor Película de Animación en Gijón, también ganó en los Satellite Awards. www.cinesrenoir.com

Irlanda, siglo IX, eran las coordenadas del primer largometraje de Tomm Moore, El secreto del libro de Kells, una pequeña joya del cine de animación que auguraba una prometedora carrera a su director. La canción del mar, segundo trabajo del cineasta, confirma aquel presagio. De nuevo, unos hermosísimos dibujos acompañan a una historia construida sobre la mitología irlandesa, aunque en esta ocasión, el viaje es el de dos niños en pleno siglo XXI.

La película es la historia de dos hermanos, Ben y Saoirse, que viven en un faro, en la parte más alta de una pequeña isla, con su padre, que para protegerlos de los peligros del mar los envía a vivir con su abuela a la ciudad. Allí Ben descubre que su hermana pequeña es una Selkie, un hada del mar, una niña foca que con su canción puede liberar a los seres mágicos del sortilegio que les hizo la Bruja de los Búhos.

LA GRAN ILUSIÓN.- Con esta película se abre a un público más amplio, sobre todo infantil…

TOMM MOORE.- Sí, porque tuve la idea con mi hijo cuando él tenía diez años y quise hacer una película también para su generación. Me di cuenta de que estábamos todos olvidándonos del folclore, de la mitología y que con ello perdíamos mucho, así que pensé que teníamos que reinventarlo. El problema es que cuando terminé la película mi hijo ya había crecido.

LGI.- Pero la película es para adultos también, ¿cuál fue la reacción de su hijo cuando la vio?

TM.- Al principio, cuando estaba haciendo la película, le gustaba, pero la terminé cuando tenía ya catorce años y se avergonzaba. ¡El personaje lleva su nombre! Ahora tiene una novia a la que le encanta la animación y se ha vuelto a reconciliar con la película. Los niños cuando la ven suelen llorar al final.

“Me di cuenta de que estábamos olvidándonos del folclore, de la mitología y que con ello perdíamos mucho”

LGI.- ¿Cómo se administra la cuota de pena que se puede lanzar a un espectador de tan corta edad?

TM.- No, sé racionalizarlo. El punto de partida de todo son las historias de hadas que son muy duras. Creo que existían precisamente para enseñar a los niños a afrontar el dolor y la pérdida. Es verdad que eran de una época en que la vida era muy dura, mientras que hoy los padres estamos ¡tan preocupados por los estados emocionales de los niños! Mi mujer es profesora de primaria y lo que he hecho con la película es ir enseñando las distintas versiones a sus alumnos para ver cómo reaccionaban.

LGI.- Pero ¿no siente una gran responsabilidad haciendo cine para público también infantil?

TM.- Recuerdo cualquier película de las que vi de pequeño y las de ahora las olvido al momento, así que sí, es una enorme responsabilidad porque puede que tu película sea la primera que ven.

“Hoy los padres estamos ¡tan preocupados por los estados emocionales de los niños!”

LGI.- Se refería antes a todo lo que perdemos al olvidarnos del folclore y de la mitología…

TM.- Sí, la historia de la película está localizada en el Oeste, pero antes hubiera podido estar localizada en muchos más lugares, pero la relación con la tierra se pierde cuando se pierden las historias. Un especialista me contó muchas leyendas para cada área de Irlanda, ahora en esas zonas solo hay hoteles y casas.

LGI.-Una de las principales características de La canción del mar es el dibujo, ¿cómo decidió qué estilo era el que convenía a la historia?

TM.- Era una mezcla entre mi estilo y la visión de Adrian Merigeau (director artístico). Yo le enseñaba dibujos de arte celta y él lo veía como arte moderno. Es muy interesante trabajar con alguien con otra perspectiva y otro enfoque.

“La relación del hombre con la tierra se pierde cuando se pierden las historias”

LGI.- Si se habla de animación europea, se piensa en Irlanda, ¿cuál es la situación de esta industria hoy en su país?

TM.- Es extraño porque nosotros, por ejemplo, trabajamos con presupuestos bastante pequeños, pero sí es verdad que sigue siendo un sitio para gente que quiere hacer cosas diferentes, para gente que sigue trabajando en la animación con pasión y amor. A Irlanda llega gente de toda Europa con sus proyectos.

LGI.- Y ¿cuál es su próximo proyecto?

TM.- Una historia de 1645, de la época de la ‘primera guerra civil inglesa’. Cromwell decidió matar a todos los lobos de Irlanda y cuenta la leyenda que San Patricio lanzó una maldición sobre las familias: que se convertirían en lobos al dormir. Entonces los puritanos de Inglaterra, gente muy estricta, se encontró con estos marginales de la sociedad irlandesa y… No puedo contar más.

 

 

Dirección: TOMM MOORE. Guion: WILL COLLINS, BASADA EN UNA HISTORIA ORIGINAL DE TOMM MOORE. Producción: CLAUS TOKSVIG KJAER, TOMM MOORE Y PAUL YOUNG. Arte: ALESSANDRA SORRENTINO, ROSS STEWART Y NORA TWOMEY. Música: BRUNO COULAIS. Reparto (voces): DAVID RAWLE, BRENDAN GLEESON, FIONNULA FLANAGAN, LISA HANNIGAN, LUCY O’CONNELL… Distribuidora: KARMA FILMS. Estreno: 8 de mayo de 2015.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

Leave a Comment