“El médico rural es el héroe positivo por antonomasia”

‘UN DOCTOR EN LA CAMPIÑA’ / El cineasta y médico Thomas Lilti saca el máximo rendimiento a la humanidad del magnífico François Cluzet en esta película, donde rinde homenaje a la Medicina rural y con la que ha cautivado a más de 1,6 millones de espectadores en Francia. www.cinesrenoir.com

Thomas Lilti, médico antes que cineasta, ha dado el campanazo en Francia con esta película, tercer largometraje de su carrera y en el que vuelve a contar una historia con la Medicina como gran tema de fondo. Si en Hipócrates la situación principal era la que vivían un doctor residente y un joven estudiante en un hospital público en París, ahora, sus personajes son representantes de un medio con muchos y muy graves problemas, el rural.

François Cluzet, un actor que rebosa humanidad en este personaje, y Marianne Dennicourt, que ya estaba en el anterior filme son los protagonistas de una historia con la que ha conquistado a más de 1,6 millones de espectadores en los cines franceses. Christophe Odent y Patrick Descamps completan el reparto. “Desde el punto de vista de un guion –dice el director-, no hay nada más novelesco que un médico rural”.

François Cluzet se transforma en el perfecto médico rural, amigo y vecino de todos sus pacientes

Un doctor en la campiña es muchas historias al mismo tiempo. Es la historia de Jean-Pierre Werner, un médico rural que adora su trabajo, con el que todos sus vecinos saben que pueden contar los siete días de la semana de día y de noche. Tanta actividad y todo el afecto que entrega y recibe le impiden ver la vida solitaria que en realidad lleva. Una soledad que se agrava cuando conoce que él mismo está enfermo y debe rendirse a la evidencia, necesita ayuda.

Aparece entonces Nathalie, una médico novata. Una mujer que trabajó durante años como enfermera y decidió ir más allá y seguir estudiando. Ahora se tiene que pelear con un hombre que no quiere ceder ni un milímetro de su territorio y que, además, es el único que puede realmente abrirle el buen camino en este trabajo.

“Hay que impedir por todos los medios que desaparezcan este tipo de médicos. Es una problemática social de primera magnitud”

La película es también un retrato certero de la situación que viven hoy los habitantes de las zonas rurales en Francia, muy parecida a la que existe en nuestro país. La despoblación de estos pueblos hace que los médicos se vayan y cada vez sea menor la asistencia sanitaria. La vida en el campo es dura, los médicos jóvenes no quieren ir a trabajar a estos sitios y los políticos no saben solucionar la situación. Por si fuera poco, algunos intentan especular y enriquecerse con los terrenos para construir centros médicos.

“Hay que impedir por todos los medios que desaparezcan este tipo de médicos. Para mí es una problemática social de primera magnitud y he querido convertirla en el tema de una película. Por desgracia esta profesión está desapareciendo debido al éxodo rural. Por esa razón, el médico rural se ha convertido en el héroe positivo por antonomasia. Asume un papel social fundamental, creando un vínculo entre generaciones y luchando contra el aislamiento y la soledad de sus pacientes. En esta película he querido rendir homenaje a este oficio cuya importancia comprendí al hacer sustituciones en Normandía y en la región de las Cevenas cuando era un joven médico. Tuve el privilegio de conocer a hombres y mujeres excepcionales”.

 

 

 

Dirección: THOMAS LILTI. Guion: THOMAS LILTI Y BAYA KASMI. Producción: AGNÈS VALLÉE Y EMMANUEL BARRAUX. Fotografía: NICOLAS GAURIN. Montaje: CHRISTEL DEWYNTER. Música: ALEXANDRE LIER, SYLVAIN OHREL Y NICOLAS WEIL. Reparto: FRANÇOIS CLUZET, MARIANNE DENNICOURT, CHRISTOPHE ODENT, PATRICK DESCAMPS… Distribuidora: CARAMEL FILMS. Estreno: 27 de mayo de 2016.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.