Fantasías de taberna

‘ZORAN, MI SOBRINO TONTO’ / Premio del Público de la Semana de la Crítica en Venecia, la ópera prima de Matteo Oleotto describe la vida de un pueblo pequeño y la constante presencia del alcohol en ella. www.cinesrenoir.com

Giuseppe Battiston es el protagonista de esta comedia, por momentos un poco amarga, en la que se cuenta la historia de Paolo Bressan, un tipo que vive en un pequeño pueblo cerca de Gorizia y que se pasa la mayor parte del tiempo en la taberna de Gustino. Tiene cuarenta años, no le gusta demasiado la gente, está medio alcoholizado, en un mentiroso compulsivo, trabaja en la cafetería de una residencia de ancianos que detesta y sigue soñando con recuperar a su ex mujer.

Todo su mundo de caos e insatisfacción empieza a cambiar cuando le aparece una nueva obligación en su vida, la de cuidar a un sobrino de quince años, Zoran, ‘heredado’ de una tía lejana de Eslovenia. Solo pensar en ello, le repugna, al menos hasta que descubre que el chico tiene un talento notable para jugar a los dardos. En campeonato anual está premiado con 60.000 euros y ahora podrían ganar.

“La taberna es un escenario donde el ritmo pausado de las vidas de los clientes vence al tiempo”

Con Rok Presnikar en el papel de Zoran, el sobrino, y Teo Celio, en el de dueño de la taberna, la película, más allá de la historia familiar, es una crónica de la vida en un pequeño pueblo, donde algunos no encuentran muchas cosas que hacer y donde el alcohol está muy presente en la vida de casi todos los vecinos.

“La taberna es un escenario donde el ritmo pausado de las vidas de los clientes vence al tiempo; clientes que son como actores principiantes, que encuentran allí un refugio habitual, mientras comparten la alegría y el dolor con amigos y vino, discutiendo sobre dilemas sin conseguir respuestas”, dice el director que ha creado a sus personajes inspirándose en personas que ha conocido en la realidad.

“Paolo es una mezcla de toda la gente de mi pueblo, que pasan sus días fantaseando con lugares sabiendo que nunca van a ir”

Zoran, por ejemplo, surgió de un adolescente tímido que conoció hace unos y que tenía un enorme talento para los dardos. “Solo cuando tenía los dardos en sus manos la mirada fija en el blanco podía aceptar ser el centro de atención. Durante el juego, se convertía en alguien fuerte casi temerario en relación con los demás, y sus ojos brillaban con perspicacia. Una vez que el juego terminaba, volvía a ocultarse bajo la sombra de su timidez habitual. Convertí el recuerdo de aquél chico en mi Zoran”.

“Paolo, por otro lado, es una mezcla de toda la gente que vive en mi pueblo. Gente que pasa sus días fantaseando con lugares a los que les gustaría ir, sabiendo que nunca van a marcharse. Gente que pasó una semana en París cuando fue de luna de miel hace décadas y que habla con facilidad sobre las principales capitales europeas”.

 

 

Dirección: MATTEO OLEOTTO. Guion: DANIELA GAMBARRO, MATTEO OLEOTTO, MARCO PETTENELLO Y PIER PAOLO PICIARELLI. Producción: IGOR PRINCIC. Fotografía: FERRAN PAREDES. Montaje: GIUSEPPE TREPICCIONE. Música: ANTONIO GRAMENTIERI. Reparto: GIUSEPPE BATTISTON, TEO CELIO, ROK PRESNIKAR, ROBERTO CITRAN, MARJUTA SLAMIC, PETER MUSEVSKI. Distribuidora: EL SUR FILMS. Estreno: 17 de junio de 2016.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.