“¿Quieres nadar o no?”

Pi Patel, el protagonista de la extraordinaria aventura que se cuenta en la nueva película de Ang Lee (La vida de Pi), en realidad se llama Piscine Molitor Patel, nombre que le pusieron en honor a su tío, nadador empedernido y empeñado en nadar en cada piscina que encontrara por el mundo. El chico recibió el ‘regalo’ de llevar el nombre de la lujosa Piscina Molitor de París. Escenario peculiar, de las piscinas del cine han salido algunas grandes historias.

Los patos que alteran emocionalmente al descomunal Toni Soprano han decidido vivir en la piscina del jefe mafioso. Scorpio, el asesino en serie de Harry el Sucio, se carga a una joven en una piscina en la azotea de un edificio de San Francisco. Los ancianos de Cocoon encuentran en una piscina una ‘fuerza vital’. Swimming Pool (La piscina) daba título a una película de François Ozon. Esther Williams casi quedó ciega a causa del cloro de tantas piscinas en las que hizo sus espectáculos acuáticos para el cine. Las protagonistas de Las diabólicas lanzaban a la piscina del colegio el cuerpo del director. Brian Jones, fundador de los Rolling Stones, oficialmente se ahogó en su piscina, aunque en Stone Stephen Wooley ofrecía otro desenlace a su muerte. Y, por supuesto, Fernando Esteso era Pepito Piscina o más bien, pretendía serlo.

‘El crepúsculo de los dioses’ (‘Sunset Boulevard’), Billy Wilder (1950)

La voz de Joe Guillis comienza a contar su propia historia mientras la cámara le muestra ya muerto, ahogado en una piscina de Sunset Boulevard. “Un simple guionista que siempre quiso una piscina. Bueno, al final consiguió una, solo que el precio resultó ser un poco alto”. William Holden, Gloria Swanson y Eric von Stroheim protagonizaron esta obra maestra de Wilder, que se empeñó en conseguir el plano exacto que quería para este momento específico del filme: “El plano que necesito es el punto de vista de un pez”.

‘El nadador’, Frank Perry (1968)

Ned Merrill es un ejecutivo de publicidad que un día decide regresar a su casa nadando, de piscina en piscina, por los jardines de sus amigos. En el camino, por supuesto, se va encontrando con mujeres que formaron parte de su vida. Burt Lancaster, espectacular, era el protagonista de esta película que terminó de dirigir Sidney Pollack cuando Perry abandonó, aunque no apareció en créditos.

‘La piscina’, de Jacques Deray (1969)

En torno a la piscina de esta película se desencadena una tormenta emocional. Los celos y las sospechas terminarán en un desenlace trágico. Dos guapísimos eran los protagonistas, Alain Delon y Romy Schneider, a quienes acompañaban Maurice Ronet y Jane Birkin.

‘Déjame entrar’, Tomas Alfredson (2008)

Tomas Alfredson acumuló decenas de premios, todos merecidísimos, con esta película, adaptación de una novela de John Ajvide Lindqvist. El filme, ambientado en Blackeberg, un suburbio de Estocolmo, cuenta con una importante secuencia que se desarrolla en una piscina cubierta (“¿Quieres nadar o no?”). En ella, el director hace una auténtica demostración de talento como realizador, además de una declaración de intenciones como cineasta, apostando por el riesgo.

‘Incendies’, de Denis Villeneuve (2010)

La contundente historia que se cuenta en este filme encuentra el momento revelador, el definitivo, en una piscina. Allí, las dos mujeres protagonistas se tropiezan con una verdad terrible. Adaptación de la celebradísima obra de teatro de Wajdi Mouawad, la película tuvo un enorme éxito en todo el mundo.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.