Carlos Marques-Marcet: “Tendríamos que dejar de tener hijos”

‘TIERRA FIRME’ / Carlos Marques-Marcet reflexiona acerca de las dificultades de conjugar el deseo de tener hijos con el de crear un futuro de pareja en esta película, estrena en el Festival de Sevilla. www.cinesrenoir.com

A Eva empieza a sentir la presión del reloj biológico y presiona a Kat, su pareja, para que tengan un hijo. La llegada de Germaine a Londres, al barco en el que viven ambas, a pasar una temporada, acelera esta decisión, especialmente, cuando Eva propone que sea él el donante de esperma que necesitan.

Oona Chaplin, Natalia Tena y David Verdaguer son los protagonistas de este drama actual, narrado en un tono ligero, con cierta despreocupación, y con la colaboración de Geraldine Chaplin interpretando un personaje que sirve de contrapunto a los deseos de esta generación.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Qué ha provocado esta película? ¿tiene algo que ver con sus primeros pensamientos sobre la paternidad?

CARLOS MARQUES-MARCET.- Sí, pero también con el ambiente. Aunque no tengas hijos, llega un momento en que todo el mundo te pregunta para que te posiciones en el mundo sobre este tema. No puedes evitarlo. Pero la película también surge de intentar entender mejor la dificultad entre los deseos individuales y la idea de construir un futuro en pareja. Hoy los sistemas familiares parecen sistemas de producción, somos un poco empresarios de nosotros mismos.

“Los sistemas familiares parecen sistemas de producción, somos empresarios de nosotros mismos”

LGI.- ¿La película no habla también de conjugar la pareja con el deseo de no tener hijos?

CMM.- Claro, antes cedía siempre una parte de la pareja, la mujer. Dejaba el trabajo porque tocaba tener hijos. Ahora emerge esta cuestión. El personaje de Natalia no es egoísta por no querer tener hijos. Por supuesto de ahí se puede hacer un discurso intelectual, ya sobra gente en el mundo. Lo de tener hijos hoy no se aguanta por ningún lado, tendríamos que dejar de tener hijos.

LGI.- ¿Y cuánto hay en el deseo de querer hijos del ego de uno mismo?

CMM.- Hay algo, pero también tiene que ver con querer pasar por una experiencia. Embarazarse es una experiencia muy fuerte. Y al final lo que te mueve son los deseos. Lo que te tira a veces es la curiosidad, aunque luego la curiosidad mate al gato.

“De no tener hijos se puede hacer un discurso intelectual, ya sobra gente en el mundo”

LGI.- ¿Por qué ha decidido que sea una pareja de dos mujeres?

CMM.- Me puse a investigar. La mayoría de mis amigos heteros están todos embarazados por accidente. Sin embargo, los gais requieren mayor discusión, era un terreno más fértil, por eso es una pareja de chicas.

LGI.- ¿Este conflicto cuánto tiene que ver con la generación a la que toca planteárselo ahora?

CMM.- Mucho, nuestra forma de vivir el mundo es un día a día. Nosotros no tuvimos un mayo del 68 que nos marcara. Muchos nos acusan de conformistas, de someternos a la voz del amo. Pero yo creo que desde el 15-M, incluso antes, ya había nacido una nueva cultura.

“Muchos acusan a mi generación de conformismo, de someternos a la voz del amo”

LGI.- En la película muestra un enfrentamiento generacional, ¿qué buscaba con él?

CMM.- Era una forma también de reflexionar sobre la forma en que usamos los discursos, las corrientes emocionales. En esa cena con la madre de Eva enfrenta dos soberbias, la de la juventud y la del que ha vivido mucho y pretende que sabe todo lo que le va a pasar al otro.

LGI.- ¿Hay intención en la película de revelar cambios a través de distintos modelos de familia?

CMM.- De alguna forma y eso también tiene que ver con la maternidad y la paternidad. La paternidad no tiene nada que ver con lo biológico. En muchas sociedades la figura masculina más cercana no es el padre sino el hermano de la madre, porque sabes que es de tu propia sangre. Y creo que por la forma en que vivimos van a aparecer más posiciones diferentes.

“La paternidad, al contrario que la maternidad, no tiene nada que ver con lo biológico”

LGI.- ¿Por qué ha rodado la película en inglés?

CMM.- Por el lugar, los canales de Londres. Natalia vive en un barco, es una especie de roulotte. Vives en la precariedad, pero estás encantado con tener tu propio espacio. Es, además, un lugar metafórico, todos buscamos en la vida tierra firme. Por otro lado, la vida surge y fluye, es un devenir en el que no tomas tantas decisiones como crees.

LGI.- ¿Se ha empeñado en algo de forma especial con esta película?

CMM.-Sí, en tratar el tema con cierta ligereza, con muchas escenas propias de una comedia de situación. Ligereza porque en la escalada mundial de problemas, tener o no tener hijos es un problema del primer mundo.

 

Dirección: CARLOS MARQUES-MARCET. Guion: CARLOS MARQUES-MARCET Y JULES NURRISH. Producción: TONO FOLGUERA, SERGI MORENO Y SOPHIE VENNER. Fotografía: DAGMAR WEAVER-MADSEN. Montaje: CARLOS MARQUES-MARCET Y JULIANA MONTAÑÉS. Reparto: NATALIA TENA, OONA CHAPLIN, GERALDINE CHAPLIN Y DAVID VERDAGUER. Distribuidora: AVALON. Estreno: 24 de noviembre de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *