Gustavo Salmerón, su madre, Julita, y el sentido tragicómico de España

‘MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO’ / Gustavo Salmerón repasa la historia reciente de España a través de la figura de su madre en esta película absolutamente hilarante, berlanguiana y única. www.cinesrenoir.com

Gustavo Salmerón se ha pasado catorce años persiguiendo a su madre, Julita, con una cámara. Alrededor, sus hermanos, su padre y los miles de objetos que esta mujer ha acumulado a lo largo de toda su vida y que ahora conforman un universo caótico y disparatado en el que vive toda la familia. Y todo ello al servicio de la búsqueda del tesoro, todo el clan empeñado en encontrar en esa marabunta la vértebra no enterrada de la bisabuela asesinada.

Muchos hijos, un mono y un castillo, primer largometraje de Gustavo Salmerón, se ha convertido en un fenómeno cinematográfico antes de su estreno. Ganadora del Premio a la Mejor Película Documental en el Festival de Karlovy Vary y en el Hampstons International Films Festival, los diálogos de la película apenas podían oírse en medio de las carcajadas de los asistentes a la proyección en el Festival de Toronto. Una sesión de comedia límite que se repitió en el Festival de San Sebastián, donde participó en la sección Zabaltegi-Tabakalera.

Julita Salmerón es una octogenaria única, que no responde al sentimiento de pudor y que se revela como una comediante natural

El título se refiere a los tres deseos que Julita Salmerón, una octogenaria única, que no responde al sentimiento de pudor y que se revela como una comediante natural, tuvo en un momento de su vida… y consiguió hacer realidad. En la película y a través de la búsqueda de la vértebra de la bisabuela, se van encontrando restos de una historia triste, la de España en el siglo pasado y comienzos de éste, que Gustavo Salmerón reescribe en tono de tragicomedia con tintes berlanguianos y, por momentos, buñuelianos.

Muchos hijos, un mono y un castillo es un contenedor de contradicciones, las mismas que ha vivido España en estos decenios y muchas con la que se levanta cada día su protagonista. A Julita Salmerón, una mujer enamorada de Primo de Rivera, masona y atea,  no le duelen prendas cuando describe algunas de estas paradojas de su vida. Y su hijo las convierte en puro arte en la película.

A Julita no le duelen prendas al describir las contradicciones de su vida, que su hijo convierte en puro arte

El filme recorre momentos importantes en la vida no solo de Julita, sino de toda la familia, que digiere sus infortunios con un grandísimo sentido del mejor humor y absurdo español. Residentes en ‘el castillo’ que llegó a sus manos un día, ahora se ven obligados a abandonarlo cuando el clan se queda sin dinero. Hay que sacar ‘todas’ las cosas que han acumulado –víctimas todos de un evidente síndrome de Diógenes-, para llevarlas a la fábrica de su padre.

Y entre todo este barullo vital no podía faltar, como en las mejores expresiones del sentir español, la representación de la muerte. ¡Una muerte que hay que ensayar! Julita vestida con hábitos de monja, tendida inmóvil, mientras sus hijos comparten ese sentido trágico de la vida y de la muerte a carcajada limpia.

 

Dirección: GUSTAVO SALMERÓN. Guion: GUSTAVO SALMERÓN, RAÚL DE TORRES Y BEATRIZ MONTAÑEZ. Producción: GUSTAVO SALMERÓN. Fotografía: GUSTAVO SALMERÓN. Montaje: RAÚL DE TORRES Y DANI URDIALES. Música: MASTRETTA. Reparto: JULITA SALMERÓN, GUSTAVO SALMERÓN Y SUS HERMANOS, SU PADRE… Distribuidora: CARAMEL FILMS. Estreno: 15 de diciembre de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.