Ana Asensio: “Si se hace un cine realista y humano, se pueden cambiar las cosas”

‘MOST BEAUTIFUL ISLAND’ / Ana Asensio ha conquistado con su ópera prima el primer Premio a la Mejor Película que gana España en el prestigio South by Southwest (SXSW) de Austin. Retrato de una mujer inmigrante en Nueva York. www.cinesrenoir.com

Ana Asensio, actriz, se marchó a EE.UU. a estudiar. Una vez allí, decidió quedarse e intentar trabajar como intérprete. Vivió en sus propias carnes las consecuencias de una estancia sin papeles en Nueva York, aunque ella no fuera el prototipo del inmigrante que aparece habitualmente en los medios de comunicación. Su experiencia y la de algunas personas a las que conoció le dieron el impulso para escribir la historia de Most Beautiful Island, película que también dirige, produce y protagoniza y con la que ha ganado el prestigioso SXSW que fundó Richard Linklater.

Es la historia de Luciana, una inmigrante sin papeles legales que lucha por sobrevivir en los Estados Unidos. Su precaria situación la lleva a aceptar un trabajo de una noche, bien remunerado y aparentemente sencillo, del que, además, le han prometido que nada tiene que ver con la prostitución. Sin embargo, la oferta la hará descubrir el lado más cruel del sueño americano.

LA GRAN ILUSIÓN.- La película está inspirada en su propia experiencia como inmigrante sin documentos. Más allá de su vivencia personal, ¿le interesaba hablar de la situación de miles de personas hoy en EE.UU., especialmente en esta era Trump?

ANA ASENSIO.- Cuando empecé a escribir este guion, hace ya unos años, teníamos a Obama y se vivía un momento de ilusión en general.  Simplemente creo que esta es una historia sobre un tipo de inmigración diferente al que estamos acostumbrados a ver en el cine y que era interesante contarla.

“Es una historia sobre un tipo de inmigración diferente al que estamos acostumbrados a ver en el cine”

LGI.- La película presenta distintas formas de discriminación que sufre el personaje no solo por no tener dinero, si no, por ser mujer. La mujer como objeto sexual, incluso con el traje de pollo cuando hace publicidad… ¿Ha pasado usted por situaciones parecidas?

AA.- Durante muchos años me gané la vida como modelo, tanto en Europa como en Nueva York,  y en ese caso no es que fuera una discriminación, es que lo único por lo que trabajaba era por ajustarme a unos cánones físicos, muchas veces absurdos.  Y no todos los trabajos eran glamurosos ni mucho menos, algunos eran ridículos y patéticos.  Y cuando no tenía esos trabajos, estos otros promocionales llenaban los huecos.  Siempre lo viví como que la sociedad era absurda, y yo estaba ahí hasta que encontrara algo mejor.

LGI.- Esta es una película hecha por una mujer y sobre mujeres, ¿como mujer ha sentido, al hacer la película, que encontraba más obstáculos que sus compañeros hombres?

AA.- En mi caso personal tengo que decir que no lo he sentido, quizá estaba latente ahí para los demás, no lo sé la verdad, tenía tantos otros obstáculos siendo mi primera película como directora, con pocos medios y siendo la protagonista, que mi actitud fue de lucha y resistencia desde el principio, quizá ignorando los prejuicios hacia mí como mujer.

“Mi actitud fue de lucha y resistencia desde el principio, quizá ignorando los prejuicios hacia mí como mujer”

LGI.- ¿Se puede concienciar desde el cine para intentar derribar esas barreras con las que nos encontramos las mujeres?

AA.- Pienso que sí, especialmente si se hace desde un cine realista y humano.  Por ejemplo en mi película aparecen mujeres atractivas que por su situación están haciendo algo muy peligroso con sus vidas.  El mostrar el lado humano de ellas les saca del contexto de objetos al que son expuestas.  Esto creo que puede ayudar a mirar a este tipo de mujeres con otros ojos tras ver mi película.  No sólo con los ojos del deseo sino con los de la compasión.

LGI.- ¿Cómo cree que cambiarán las cosas cuando la voz de la mujer en el cine y la televisión ya no sea una excepción?

AA.- Existirá un cine más completo, ya que habrá historias con otros puntos de vista.  Y bueno,  ya no hablaremos de ello. Será normal, como lo es en otras profesiones, como en los médicos por ejemplo, que está muy equilibrado entre ambos sexos.

“Cuando la voz de la mujer esté en el cine, éste será más completo, ya que habrá historias con otros puntos de vista”

LGI.- Guionista, directora, productora y protagonista, ¿ha sido muy difícil hacer la película?

AA.- Ha sido una tarea ardua de muchos años.  Era la primera vez que escribía un guion, por lo que me costó mucho llegar a tenerlo en condiciones para presentarlo a potenciales productores.  Luego tuve que llamar a muchas, muchísimas puertas e intentar convencer a gente para que creyera que yo podía dirigir ese guion.  Estuve a punto de rodarla en varias ocasiones pero se cayó el dinero, y finalmente conseguí convencer a un puñado de inversores para que pusieran dinero en la película, lo justo para poder rodarla.  Y finalmente, dirigir y actuar fue estresante a veces, porque no tenía suficiente tiempo para dedicar a las dos facetas y en mi caso opté por dar prioridad a la dirección, confiando en que el personaje lo tenía claro.

LGI.- La apuesta de la película es fundir cine social con una dosis alta de suspense. Y ello con una realización muy limpia. ¿Hasta dónde trabajó la narración visual antes del rodaje?

AA.- Así es. Para mí la narración visual era tan importante como el guion y desde el principio tuve claro cómo se filmaría. Incluso antes de escribir el guion conocía el hilo de la historia y cómo la cámara iba a jugar un papel protagonista en ella. Yo tenía claro lo que quería pero no había dirigido antes, ni siquiera un cortometraje  con el que pudiera mostrar mi visión. En el proceso de encontrar financiación y productores, filmé una escena en plano secuencia en mi casa con el director de fotografía. Y esa pequeña escena fue clave para mostrar mi visión junto al guion. Por otro lado, antes de iniciar el rodaje yo me fui con mi cámara digital compacta y filmé multitud de situaciones en las calles de NYC para posteriormente mostrar al director de fotografía lo que quería. Toda la película se filmó cámara en mano y en Súper 16mm.  Esto último fue un empeño por mi parte ya que quería conseguir unos colores y un grano específico que sólo este formato podía darme.

“Para mí la narración visual era tan importante como el guion y desde el principio tuve claro cómo se filmaría”

LGI.-Most Beautiful Island es genuino cine independiente, ¿su siguiente proyecto irá por el mismo camino?

AA.- Como espectadora el cine que más me atrae es el cine independiente, es con el que me siento más identificada, así es que imagino que si hay suerte, seguiré en este camino.

LGI.- Creo que ya está escribiendo otro guion, ¿puede contarme algo sobre él?

AA.- Todavía es muy temprano para hablar de él.  Pero se trata de una historia con un tono realista y de suspense, similar al de Most Beautiful Island.

LGI.- En principio su vocación era solo la interpretación, ¿por qué se lanzó a esta aventura?

AA.- Como actor no tienes mucho control de tu carrera, al menos ese era mi caso.  Y durante muchos años viví en esa angustia de no saber, de esperar y soñar… y en un momento dado decidí que la única manera de cambiar eso era crear mi propio trabajo.  Ahí empecé a producir mis obras de teatro en Nueva York,  “one-woman shows” que luego he llevado por todo el mundo.  Y de ahí di el paso a escribir el guion para la película, ya que el cine siempre ha sido mi pasión.

“Como actor no tienes mucho control de tu carrera, y durante muchos años viví en esa angustia de no saber, de esperar”

LGI.- Usted se fue a EE.UU. a estudiar y ya se quedó allí, ¿por qué? ¿su intención es seguir allí?

AA.- Me vine bastante joven y al principio ni hablaba inglés.  Así es que mi plan era pasar aquí una temporada y regresar. Al cabo de dos años ya estaba cansada de lo duro que era vivir aquí y aunque acabada de conseguir mi visado de trabajo, estaba realmente a punto de tirar la toalla y regresar. Justo entonces me enamoré de un americano. A lo largo de estos años he mantenido el contacto, aunque escaso, con el mundo laboral en España. De momento mi residencia está en Brooklyn, aunque el trabajo determinará donde continúo.

LGI.- ¿Qué significa el premio en el Festival de Austin para el futuro inmediato de tu carrera?

AA.- Supone un reconocimiento muy importante en la industria del cine americano y a raíz de su repercusión internacional las puertas se han abierto llegando propuestas para dirigir mi segunda película e incluso para dirigir y actuar en otros proyectos.

LGI.- ¿Los artistas deben aprovechar su voz pública para denunciar injusticias e intentar cambiar las cosas?

AA.- Creo que sin ser un deber en sí, tenemos en nuestras manos las herramientas para hacer llegar al público una reflexión y conectar con sentimientos, que quizás sea más efectiva que la información que nos llega a través de las noticias, a veces tan directa que es difícil de gestionar.

 

Dirección: ANA ASENSIO. Guion: ANA ASENSIO. Producción: ANA ASENSIO, LARRY FESSENDEN, CHADD HARBOLD, NOAH GREENBERG Y JENN WEXLER. Fotografía: NOAH GREENBERG. Montaje: CARL AMBROSE Y FRANCISCO BELLO. Música: JESSERY ALAN JONES. Reparto: ANA ASENSIO, NATASHA ROMANOVA, DAVID LITTLE, NICHOLAS TUCCI, LARRY FESSENDEN… Distribuidora: CONUNPACK. Estreno: 12 de enero de 2018.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.