¿Te la perdiste? / ‘Alacrán enamorado’. “Redimir a un nazi siendo un director negro es divertido”

 “Soy un director negro que va a hacer una película de skins, no la podemos cagar”. Fueron casi las primeras palabras que Santiago A. Zannou dijo a los actores de su nueva película, Alacrán enamorado, adaptación al cine de la novela de Carlos Bardem. El filme es, además, el regreso al cine español de Javier Bardem. Los Cines Renoir recuperan ahora esta película, dentro del ciclo ¿Te la perdiste? ¡Sonríe! La puedes ver del 2 al 8 de agosto, a 4 euros (3 euros para los socios del Club Renoir).

Con guion escrito por el propio Carlos Bardem junto a Zannou (El truco del manco), la película está protagonizada por el primero, Álex González, Miguel Ángel Silvestre, Judith Diakhate y Javier Bardem. Es la historia de redención de un joven neonazi, que consigue abandonar una vida de odios y violencia gracias a la disciplina del boxeo, a las enseñanzas que atesora de Carlomonte, su entrenador, y al amor de Alyssa.

Carlos Bardem es Carlomonte, un entrenador de boxeo que arrastra un triste pasado. Álex González es Julián, un chico de barrio, con problemas domésticos, que se ha unido a una banda de neonazis siguiendo a su amigo de siempre Luis (Miguel Ángel Silvestre). Judith Diakhate es Alyssa, una joven mulata que conseguirá con su amor redimir a Julián. Javier Bardem, por último, es Solís, el líder nazi, un tipo peligroso que sabe aprovecharse de las debilidades de los demás para ganar adeptos a su causa. En la película participan también Hovik Keuchkerian, un auténtico campeón de boxeo, aquí en el papel de dueño del gimnasio donde entrenan los protagonistas.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Qué le atrajo más de este proyecto?

SANTIAGO A. ZANNOU.- La película habla de un tema que me toca mucho, el de la violencia contra los extranjeros, los diferentes. También habla de boxeo, que yo practico y, además, me permite poder escribir sobre un nazi. Redimir a un nazi siendo un director negro es algo súper divertido.

LGI.- ¿Se puede rescatar a un nazi?

SAZ.- He visto casos en los que personas han cambiado la violencia por una vida llena de luz. Incluso a mí mismo me ha pasado. En los chicos jóvenes la ideología es algo que les ayuda a pertenecer a un grupo, a una banda. Julián sí se redime, pero el mundo que representa Solís se mantiene. Todos tenemos algo de miserables dentro y contra eso debemos luchar. Todas las personas esconden un pequeño racista dentro y esta película intenta ser un cine espejo, poner a las personas un espejo delante.

“Todas las personas esconden un pequeño racista dentro, la película intenta poner un espejo delante a la gente”

LGI.- El boxeo está denostado en España ¿su película lo reivindica?

SAZ.- Está maltratado en este país, pero el boxeo no es una panda de tíos que suben a partirse la cara a un ring, es un deporte que te permite aprende a superarte. Al final es intentar no tirar la toalla.

LGI.- Todo es muy masculino…

SAZ.- No creo que la película sea masculina, pero sí habla a los hombres, porque desgraciadamente son los hombres los que aportan la violencia al mundo. La película lanza un mensaje para que los hombres intenten ser mejores.

“El boxeo está maltratado en este país y no es una panda de tíos que suben a partirse la cara a un ring”

LGI.- Esta es la primera película que hace con actores muy conocidos, ¿le ha influido eso?

SAZ.- Los actores son todos profesionales. Lo primero que les dije fue que íbamos a trabajar “sin aspavientos ni payasadas”. Les dije: “Soy un director negro que va a hacer una película de skins, no la podemos cagar”. Todos han arriesgado mucho.

LGI.- ¿Y Javier Bardem? ¿no ha crecido el sentido de responsabilidad al tenerle en el reparto?

SAZ.- Cuando empezaron a llegarme alertas de Google en ruso, en chino… con la noticia de que iba a trabajar en la película, me di cuenta de la dimensión que tiene Javier Bardem en el mundo y tuve algunos nervios. Pero él es muy inteligente y supo que yo estaba nervioso, así que se sentó conmigo y me dio muy buenos consejos. Uno de ellos fue que no todo tiene que ser visceralidad.

“Me he ido cada día a dormir con mucha violencia dentro y se me fue la pinza”

LGI.- Pues usted es bastante visceral…

SAZ.- Sí y no he podido controlarme con este proyecto, casi me vuelvo loco. He visto diez veces la historia del Ku Klux Klan, he repasado la historia del fascismo en Europa, he visto cien discursos de Le Pen, de Amanecer Dorado, España 2000, he visto decenas de vídeos de palizas a inmigrantes en Europa… Me he ido a dormir cada día con mucha violencia dentro y se me fue la pinza.

LGI.- ¿Cómo se planteó el tratamiento de violencia para la película?

SAZ.- Quería mostrar al principio una violencia con cierto atractivo para convertirla luego en lo que es, la violencia cruda y de ahí, olvidarte para dar paso al amor.

LGI.- Amor que recae en el personaje que interpreta Judith Diakhate.

SAZ.- Es una actriz que lucha por hacerse un hueco en el cine español y yo quería luchar también por ello, porque estoy cansado de no ver mestizaje en las películas españolas. Debemos normaliza en el cine español.

 

Alacrán enamorado, de Santiago A. Zannou Del 2 al 8 de agosto

22:00 Viernes, domingo, martes y jueves en Barcelona (Renoir Floridablanca)
16:00 Viernes,domingo,martes y jueves en Madrid (Renoir Plaza España)
19:00 Sábado, lunes y miércoles en Madrid (Renoir Plaza España)
22:00 Viernes, domingo, martes y jueves en Madrid (Renoir Plaza España)

 

Dirección: Santiago A. Zannou. Guion: Santiago A. Zannou y Carlos Bardem, sobre la novela de éste. Producción: Morena Films. Fotografía: Juanmi Azpiroz. Montaje: Jaume Martí. Reparto: Carlos Bardem, Álex González, Miguel Ángel Silvestre, Hovik Keuchkerian, Judith Diakhate, Javier Bardem. Distribuidora: Alta Films. www.altafilms.com

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.