Cuando cambia el escenario…

Christine decide irse a conocer la casa que su abuela le ha dejado en las montañas. Una casa en Córcega, ópera prima de Pierre Duculet, es la historia de una mujer dispuesta a luchar por conquistar la vida que desea. Los cambios de escenarios –de una ciudad a otra, de la ciudad al pueblo…- siempre son bien acogidos en el cine, donde hasta una pequeña mudanza puede dar bastante de sí.

El caso de Allie Fox, el brillante inventor interpretado por Harrison Ford en la película de Peter Weir La costa de los mosquitos (1986), es extremo. No todo el mundo, aunque lo desee con todas sus fuerzas, decide de la noche a la mañana apartarse del mundo consumista salvaje en el que vivimos e irse a la jungla. Él lo hace acompañado de su familia y…

Solo, sin la familia, se va Philippe Abrams (Kad Merad), el personaje principal de la reciente comedia Bienvenidos al Norte (2008), de Danny Boon. Una película que explota desde el humor las reticencias entre habitantes de distintas regiones del mismo país, en este caso entre el sur y el norte de Francia.

Y también a un pequeño pueblo francés es a donde se desplazan Vianne Rocher (Juliette Binoche) y su hija Anouk (Victoire Thivisol) en Chocolat. La película que Lasse Hallström estrenó en el año 2000, con Johnny Depp y Judi Dench en el reparto, apostaba por lo nuevo, por la convivencia, por las mezclas…

Justo lo que significa peligro y amenaza en las decenas de producciones que han empleado los cambios de escenarios como excusa perfecta para el terror. Ahí están La casa (Mike Figgis, 2003), Al final de la escalera (Peter Medak, 1980) o Terror en Amytiville (Stuart Rosenberg, 1979). Sin olvidar por supuesto, El resplandor (Stanley Kubrick, 1980 ) o la brillantísima película de Polanski La semilla del diablo (1968).

Aunque casi es más terrorífico el recorrido que sufre Mavis Gary (Charlize Theron) en su viaje de regreso a su pueblo natal tras su divorcio. En Young Adult (Jason Reitman, 2011), el cambio de vida del personaje se convierte en algo realmente traumático y doloroso, aunque esté contado un muy sarcástico sentido del humor, el de la guionista Diablo Cody.

 

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.