‘Mis días felices’ / Caroline y la pasión

La veterana actriz Fanny Ardant carga de vitalidad y energía al personaje protagonista de Mis días felices, nueva película de la cineasta Marion Vernoux, donde se cuenta la historia de una mujer recién jubilada que redescubre la pasión en su vida.

Inspirada en una novela de Fanny Chesnel, Mis días felices es una historia de reencuentro con la pasión. Caroline (Fanny Ardant) ha cumplido sesenta y, cuando le llega el momento de jubilarse, se hace verdaderamente consciente de que su matrimonio es bastante aburrido. Sin saber muy bien qué hacer con su tiempo ahora, un día acude a un centro ocupacional y allí conoce a uno de los instructores. El encuentro significa mucho para ambos. Ella redescubre la pasión que pensaba que había perdido y él renueva su adoración por las mujeres.

Marion Vernoux no cuenta en esta película el relato de una infidelidad, aunque la haya, porque la directora y coguionista decidió al comienzo de proyecto que Caroline no viviría esta circunstancia de esa manera. Ella no esconde sus encuentros con Julien (Laurent Lafitte), pero tampoco los vive como si se tratara del nuevo amor de su vida, ninguno de los dos pretende enamorarse, lo que no impide que ambos disfruten su relación. De hecho, estos son días felices para Caroline, quien tendrá también que plantearse de pronto hacia dónde quiere ir con su matrimonio con Philippe (Patrick Chesnais).

“En la película nadie se engaña a sí mismo ni a los otros. Caroline y Julien se complacen simplemente con pasar la tarde en la cama pasando clandestinamente el tiempo. Se encuentran en una forma de abandono, fuman marihuana, se pelean, se cuentan secretos… ¡como si fueran adolescentes! Su historia comienza de manera sencilla: Caroline se da cuenta de que es agradable beber en el almuerzo, que ha sido una tontería no haberlo hecho antes. Esta es la pequeña primera puerta que encuentra, ella está un poco achispada, Julien la seduce… y por un lado piensa: ‘Mierda ¿y por qué no?’ Aunque creo que está aterrorizada y tergiversa los hechos cuando se siente presionada por lo que va a pasar”.

Con la participación de la autora de la novela y de Marc Syrugas en el guion, la película atiende a las diferentes formas de amar y, sobre todo, a la experiencia de cada uno según el momento de su vida, mucho más que a otras posibles desviaciones de este relato de una mujer recién jubilada que no persigue la juventud, sino que busca disfrutar del presente.

“Sí, es un poco como un boxeador. Se sube al ring del amor y el deseo con bastante inteligencia para no ser posesiva o loca por creer que la vida va a cambiar de golpe –dice Fanny Ardant-. No es Fedra lanzándose toda ella a su pasión. Ella no busca una revancha, parte del principio de que es una mujer bastante equilibrada, que amaba a su marido, a su familia. Sin embargo, eso implica un matrimonio largo, hijos, nietos. Y luego dejar de trabajar, que provoca una especie de errar después de todos estos días tan ocupados”.

Dirección: MARION VERNOUX. Guion: FANNY CHESNEL, MARC SYRUGAS Y MARION VERNOUX. Producción: FRANÇOIS KRAUS, DENIS PINEAU-VALENCIENNE Y JULIETTE RENAUD. Fotografía: NICOLAS GAURIN. Montaje: BENOÎT QUINON. Música: QUENTIN SIRJACQ. Reparto: FANNY ARDANT, LAURENT LAFITTE, PATRICK CHESNAIS, JEAN-FRANÇOIS STEVENIN, FANNY COTTENÇON Y FÉODOR ATKINE. Distribuidora: Vértigo Films. Estreno: 29 de noviembre de 2013. www.vertigofilms.es

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *