Bruce Willis, una media sonrisa del futuro

Comparte en RRSS

“Dígame un mal actor que le guste”. La pregunta era parte de un cuestionario que La Gran Ilusión hizo durante un tiempo a grandes cineastas españoles. La ‘inmensa’ mayoría contestó lo mismo: Bruce Willis. No es especialmente expresivo, pero tiene un par de gestos muy apreciados. Ni sufre tremendamente ni se ríe a carcajadas, pero tiene una media sonrisa irresistible y, sobre todo, sujeta con mucho estilo cualquier tipo de arma. Tal vez esa singularidad que le hace parecer muchas veces el mismo personaje haya sido clave para que pudiera pasar de un género a otro con absoluta facilidad. La ciencia ficción ha sido uno de los territorios en los que se ha sentido como en casa. Ahora protagoniza Looper, con la que regresa al género después de algunos años.

‘Doce monos’ (Terry Gilliam, 1995)

Terry Gilliam se inspiró en La Jetée, de Chris Marker, para esta película. Bruce Willis es James Cole, un prisionero que se ofrece como voluntario para un experimento científico: viajará al pasado para descubrir lo que originó la situación que se vive en el presente, es decir, el futuro. Con música de Paul Buckmaster, Tom Waits y Astor Piazzolla, la película cuenta con un reparto de auténtico lujo, con Madeleine Stowe, Brad Pitt y Christopher Plummer acompañando al protagonista. La primera intención de Gilliam era que Nick Nolte interpretara el papel principal, pero Universal Studios se negó y el personaje quedó finalmente en manos de Willis.

‘El quinto elemento’ (Luc Besson, 1997)

Con unos alarmantes parecidos a la legendaria Blade Runner, esta película se desarrolla en el año 2214 y en ella Bruce Willis interpreta a Korber Dallas, un taxista neoyorquino elegido para enfrentarse al mal y salvar a la humanidad. Gary Oldman y Milla Jovovich completan el reparto del filme, que inauguró el Festival de Cannes aquel año. Surgieron muchas críticas por las semejanzas con la película de Ridley Scott, pero sin embargo se ganó una denuncia por plagio por parte de Moebius y Jodorowsky, que consideraron que era un plagio de El Incal.

‘Armageddon’ (Michael Bay, 1998)

La NASA envía a unos perforadores de plataformas petrolíferas a un gigantesco asteroide que amenaza la Tierra. El objetivo es que taladren la superficie y coloquen una bomba que lo destruya. Bruce Willis, Ben Affleck, Liv Tyler y Billy Bob Thornton eran los protagonistas de la película, que aunque se promocionó como cine de ciencia ficción, realmente pertenece muchos más al género de cine de desastres. Willis interpreta aquí a Harry S. Stamper, el mejor perforador del mundo.

‘Los sustitutos’ (Jonathan Mostow, 2009)

Adaptación del cómic de Roger Venditti y Brett Weldele, la película se desarrolla en el año 2017, en que las personas viven por control remoto a través de sus robots sustitutos. Bruce Willis encarna a un agente del FBI, Geer, que investiga el asesinato de un joven estudiante relacionado con el desarrollo de la tecnología que creó a los sustitutos. Realidad y fantasía se mezclan u confunden en esta película, en la que el actor estaba acompañado por Radha Mitchell, en el papel de su compañera del FBI.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.