Buster ‘cara de piedra’

Comparte en RRSS

“En cuanto un cómico empieza a reír en la pantalla es como si dijese al público que no debe tomarle en serio, que todo eso ‘es broma’”. Buster Keaton jamás se reía en sus películas, de hecho la crítica le conocía como el actor de rostro inexpresivo y le apodó “cara de piedra”. Aquello le preocupó y un día se fue a la sala de proyección a ver sus primeras películas, cuando comprobó que no había ni siquiera una mínima sonrisa, se tranquilizó. A punto de concluir el #FestivalRenoirPionerosdelHumor, aquí te dejamos algunas claves de su vida, para que le descubras un poco más.

-La comedia era un asunto muy serio para Keaton, a quien le puso el nombre de Buster –la traducción en castellano sería ‘destructor’- su padrino, el gran ilusionista Harry Houdini, después de ver cómo salía indemne, sin un solo rasguño, tras caerse por una escaleras cuando tenía tres años.

-Joseph Francis ‘Buster’ Keaton, nació en Piqua, Kansas, el 4 de octubre de 1895. Actor, guionista y director, es uno de los más grandes artistas del cine mudo. De una familia que se dedicaba al espectáculo, él se unió al music hall de sus padres cuando tenía cinco años.

Su entrada en el cine la hizo de la mano del cineasta Fatty Arbuckle, quien rápidamente detectó el inmenso talento de aquel joven para la comedia física y decidió hacerle coprotagonista de sus películas. El carnicero (The Butcher Boy) en 1917 fue la primera película que hicieron juntos.

-La leyenda dice que Buster Keaton, muy interesado en los aspectos técnicos del cine, desmontó e hizo pedazos una cámara de cine para comprender cómo funcionaba. Al final de su carrera, ya estaba considerado como uno de los mejores directores del cine mudo. Justo antes de cambiar de siglo, también ocupó el puesto 21 de los mejores actores del cine clásico de EE.UU. en el listado del American Film Institute 100 años… 100 estrellas, una nómina de nombres elegidos por las estrellas del cine de hoy.

-Autor de enormes películas, tocó el cielo con El maquinista de la General (1927), reconocida entre las mejores de la historia del cine. Estaba basada en un hecho real que vivió el novelista William Pittenger, el secuestro de un tren confederado por parte de soldados de la Unión. Colosal, esta obra maestra no tuvo nada de éxito, sin embargo, cuando se estrenó.

-Buster Keaton no usaba dobles ni especialistas en sus películas. Todas las acrobacias y proezas eran suyas y con ellas alguna vez se jugó la vida. En la película El rostro pálido saltó desde una altura de 24 metros y en El moderno Sherlock Holmes estuvo a punto de romperse el cuello.

-Este artista inmenso se despidió a lo grande, pero a su manera. Dijo adiós en el Festival de Venecia en 1965, meses antes de morir, donde recibió una enorme ovación por su interpretación en Film, un cortometraje de veinte minutos dirigido por otro genio, Samuel Beckett, y por Alan Schneider. En blanco y negro y sin diálogos, la película se convirtió en el primer drama y el último que protagonizó Keaton.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.