‘Carne de perro’ / Conviviendo con el pasado

Comparte en RRSS

Fernando Guzzoni se pregunta en Carne de perro por la situación actual de aquellos que fueron torturadores en la dictadura de Pinochet y ahora conviven anónimamente con el resto de los ciudadanos.

Premio a la Mejor Película en la sección Nuevos Directores del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Carne de perro, responde a la curiosidad del propio director, que se pregunta por la realidad que viven hoy los que fueron torturadores en la dictadura de Pinochet. Más allá de implicaciones sociales o políticas, la película acude al territorio psicológico de estos individuos y bucea en ese aspecto para comprender cómo antiguos torturadores concilian su siniestro pasado con el día a día y, especialmente, con la necesidad de afectos que tiene todo ser humano.

La película responde a la curiosidad del director por la realidad de hoy de los que fueron torturadores en la dictadura

El actor Alejandro Goic, un hombre que en la dictadura fue una de aquellas víctimas, interpreta al verdugo de esta historia, un tipo al que el director no juzga, pero el que no permite redención. Separado de su mujer y de su hija, alejado completamente de sus vidas, el personaje es un tipo solitario que trabaja de taxista y que busca la redención constantemente. Está disociado de la normalidad, no es un individuo corriente, tiene alguna tara emocional que le impide comportarse como el resto de las personas, pero es una más en el colectivo.

“La película surge como reflexión de una persona que se encuentra en un proceso de disociación con su entorno. Un relato que dialoga con una coyuntura política reciente y con un arquetipo que está presente en nuestro inconsciente colectivo, ‘el torturador’. Carne de perro aborda la vida de un hombre solo que ha perdido sus paradigmas”, dice Fernando Guzzoni.

«Son personas ignoradas por las cifras oficiales, pero son parte del panorama social chileno»

“Es una mirada sin juicios morales o proselitistas, simplemente la observación de un hombre que se enfrenta a la complejidad de su pasado y como éste determina su presente. La película intenta desnudar la complejidad de este personaje y de la post dictadura en Chile”, añade el director, quien concluye: “Me interesan los personajes bordeline que se encuentran en los límites de la sociedad. Personas que son ignoradas por las cifras oficiales o por la industria del entretenimiento, pero que son parte del panorama social chileno y que representan una de las etapas más oscuras de nuestra historia reciente, a pesar de que muchas personas prefieran olvidarlos”.

 


Dirección: Fernando Guzzoni. Guion: Fernando Guzzoni. Producción: Ceneca Producciones y JBA Production. Fotografía: Bárbara Álvarez. Montaje: Javier Estévez. Sonido: Carlos Sánchez. Reparto: Alejandro Goic, Amparo Noguera, María Gracia Omegna, Alfredo Castro, Sergio Hernández, Daniel Alcaíno, Roberto Farias y Cristián Carvajal. Distribuidora: Wanda Films. Estreno: 12 de julio de 2013. www.wandafilms.com

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.