David Fincher, un director de películas pares

Comparte en RRSS

Perdida es el largometraje número diez de David Fincher. El número era antes del estreno, según esta teoría que defiende Robert Dougherty, un presagio estupendo para la película, al menos, mucho mejor que si se hubiera tratado de la número once. Por el momento, los filmes pares de su carrera han demostrado ser más duraderos, tener más éxito y gustar más que los impares. Es una teoría singular que comparte ni más ni menos que con la franquicia original de Star Trek, en la que las películas pares eran las preferidas de los críticos y los fans. El artículo completo de Dougherty se puede leer aquí, pero si te interesa saber YA si coincides o no con él, aquí queda la lista de las películas pares e impares del cineasta.

  • IMPARES
  • 1   Alien 3
  • 3   The Game
  • 5   La habitación del pánico
  • 7   El curioso caso de Benjamin Button
  • 9   Millennium: Los hombre que no amaban a las mujeres
  • PARES
  • 2   Se7en
  • 4   El club de la lucha
  • 6   Zodiac
  • 8   La red social
  • 10 Perdida

1 comentario

  • Victor Sanchez dice:

    La primera foto o publicidad que ví de esta película fue probablemente en alguna parada de autobús. Esa imagen ligeramente «distorsionada» de Ben Affleck ya de por sí me atrajo. Un simple detalle aparentemente sin importancia, dejaba mucho que ver o entrever de lo que podría destacarse de su historia, y más si cabe, si la dirige alguien de la trayectoria de David Fincher. Desconozco la novela en la que se basa, aunque tengo entendido que la propia escritora (responsable del guión) ha introducido con respecto a la obra literaria algunos pero importantes cambios en el devenir de la historia. Y con David Fincher, mi principal problema es que las que son para mí sus dos mejores películas (Seven y El Club de la Lucha) se están quedando ya muy al principio de su filmografía, y espero a cada nuevo estreno que se produzca suyo, que me vuelva a sorprender de aquella manera, sin desgraciadamente volver a conseguirlo. Ha alcanzado ya tal grado de perfección y reconocimiento en su estilo y en la profesionalidad que demuestra dirigiendo sus películas, que se ha convertido en un pequeño gran cirujano del cine moderno. Es capaz de manejar con maestría el más difícil de los suspenses o thillers, pero ha dejado de asombrarnos, conmovernos e incluso «agitarnos» (como sí lo hacía en algunas de sus primeras películas). Es una opinión un tanto personal, que seguro que no se basa en nada objetivo, pero…… Es lo que su cine actualmente me transmite (o quizás todo lo contrario, me ha dejado de transmitir). Por lo demás, y pese a que en un principio creamos estar enfrente de un relato tan tìpicamente americano como son las historias de «desaparecidos» (todo un pequeño subgénero en si mismo), nada más lejos de la realidad. Aludiendo a la pequeña imagen «distorsionada» del cartel anunciador de la película, aquí nada es lo que parece, tanto en la película (y en el devenir y desenlace de la historia) como en el matrimonio protagonista, esa pareja de enamorados tan felices como aparentemente perfectos. Fincher crea una historia muy bien entretejida, sabe crear una muy buena atmósfera, el argumento crece en interés, está muy bien interpretada, aunque a mi parecer, no han sido capaces de acabarla de forma convincente. Era difícil, muy difícil, pero ante un argumento como éste, cualquier dato o hecho (llámese giro del guión) que no sea creíble, puede hacerte de repente alejarte de la senda marcada por el director, o directamente hacerte «desenchufar» de la historia. Y a mí, a medida que dejamos de lado la parte policíaca del relato (toda la primera parte, mucho más brillante, meticulosa e interesante) para introducirnos en un thriller de dudosa finalización, pues eso es lo que me ha acabado pasando………

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.