Desde una silla de ruedas

Comparte en RRSS

Una  de las sillas de ruedas más famosas de la historia del cine es la que utilizaba la anciana señora Rizzo (la actriz Mildred Dunnock) en El beso de la muerte. Un impresionante Richard Widmark, en el papel del gangster asesino Tommy Udo, la empujaba escaleras abajo mientras soltaba una risa espeluznante. Muchas otras sillas de ruedas se han hecho populares en el cine junto a los personajes que las utilizaban. Ahora Juan Diego se acompaña de una de ellas en Anochece en la India, película de Chema Rodríguez, por la que ha ganado la Biznaga de Plata al Mejor Actor en el Festival de Málaga Cine Español.

‘¿Qué fue de Baby Jane?’ (Robert Aldrich, 1962)

Blanche (magnífica Joan Crawford) vive en una silla de ruedas. Jane (igualmente espléndida Bette Davis) ‘cuida’ de ella hasta que… Con esta película, Robert Aldrich consiguió reunir a dos mitos de la era dorada de Hollywood que se despreciaban mutuamente y que, cuenta la leyenda, se hicieron unas cuantas barbaridades una a la otra durante el rodaje.

‘La última locura’ (Mel Brooks, 1976)

Paul Newman, guapísimo, protagonizaba una divertidísima escena de esta película muda de Mel Brooks en la que huía en una enloquecida carrera en silla de ruedas. Toda la historia era una sátira, pero también homenaje, al mundo de Hollywood y al del cine mudo. Newman, como Burt Reynolds en otro momento del filme, se autoparodiaba.

‘X-Men’ (Bryan Singer, 2000)

El profesor Charles Xavier (interpretado por Patrick Stewart) es uno de los personajes que ha llevado con más elegancia una silla de ruedas en el cine. El aire de aristócrata británico de este intérprete le viene al pelo para este papel de la saga X-Men  y para hacer virtud de la limitación que le impone el personaje.

‘Intocable’ (Olivier Nakache y Eric Toledano, 2011)

François Cluzet interpretó muy recientemente a Philippe en esta exitosa película, un filme que se convirtió en un auténtico fenómeno en Francia y en España. Inspirada en una historia real, el actor daba a vida a un hombre que ha quedado tetrapléjico a causa de un accidente de parapente. La producción se alzó con numerosos premios y, sobre todo, un elevadísimo número de espectadores.

‘De óxido y hueso’ (Jacques Audiard, 2012)

Marion Cotillard daba vida a Stéphanie, un magnífico personaje femenino construido en el universo de Jacques Audiard. Domadora de orcas, esta hermosa mujer se queda sin piernas cuando uno de los animales de su espectáculo en el acuario de Marineland la ataca. La silla de ruedas en la que tiene que vivir a partir de ese momento no es un impedimento para seguir intentando conseguir hacer realidad sus sueños.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.