En la piel del otro

Comparte en RRSS

‘EL HIJO DEL OTRO’ / Lorraine Lévy se acerca al conflicto entre Israel y Palestina desde el lado más humano con una historia familiar de cambios de identidad. Premio a la Mejor Película y Mejor Dirección en el Festival de Tokyo, la cineasta es la primera mujer que gana este segundo premio en la historia del certamen.

Lorraine Lévy se ha convertido en la primera mujer que conquista el Premio a la Mejor Dirección en el Festival de Tokyo, un certamen que está a punto de cumplir sus primeros treinta años y que también reconoció el nuevo largometraje de la cineasta francesa, El hijo del otro, con el Premio a la Mejor Película. Protagonizada por Emmanuelle Devos, Jules Sitruk y Mehdi Dehbi, es la historia de una confusión que, paradójicamente, va a ayudar a aclarar las cosas.

Joseph está a punto de hacer el servicio militar obligatorio en Israel cuando se entera de que fue cambiado por otro bebé en el hospital en el que nació. El otro chico es Yacine. Mientras el primero ha vivido y se ha educado en el judaísmo, el segundo ha crecido con una familia palestina. Ahora ambos deben enfrentarse a la realidad y preguntarse por su auténtica identidad, incluso cuestionarse sus convicciones religiosas y políticas. Con ellos, sus familias se someterán a idéntico proceso.

La identidad y la maternidad

La identidad, las convicciones heredadas y la maternidad son los temas que envuelven esta historia, un relato en el que Lorraine Lévy se acerca al conflicto entre Israel y Palestina desde el ángulo más humano posible. Al partir de una premisa como ésta, la cineasta obliga al espectador, como hace con los personajes, a ponerse en la piel del otro y reflexionar sobre lo que uno hubiera hecho en esa situación.

Con un guion escrito por la propia directora junto a Noam Fitoussi y Nathalie Saugeon, la película retrata la reacción familiar ante tal descubrimiento. Las madres superarán casi inmediatamente el asombro y pasarán a buscar la manera de abrazar al nuevo hijo aparecido. Los padres, mucho más obcecados por los procesos políticos de la zona conflictiva, deberán renunciar a sus prejuicios si quieren salvar el amor por sus hijos.

Exarcerbar las emociones y las tensiones

“Pensé que no sería capaz de involucrarme en una aventura como esta, dado que no soy ni israelí ni palestina”, explica la directora, quien sí procede del judaísmo. Descendiente de luchadores contra el nazismo, Lorraine Lévy continúa: “No quería hacer una película que pareciera estar pontificando. Para mí, el único modo de aproximarme a este tema era adoptar una posición de humildad desde fuera, y primero contar la historia personal. El contexto histórico más amplio sirve entonces para exacerbar las emociones y las tensiones”.

El hijo del otro crece con la sensibilidad de la cineasta y con la información que ésta recogió de todo el equipo de la película. “El equipo, que estaba formado por judíos israelíes y palestinos que vivían tanto en Israel como en la franja Oeste, aportó, en un momento u otro, información al guion. Estaba deseando oír sus comentarios porque nos proporcionaron un nivel de veracidad que ni yo ni mis coguionistas podríamos haber conseguido nunca. Todas las mañanas tomaba notas y todas las tardes reescribía las escenas del día siguiente. Los actores, que recibían las escenas nuevas o modificadas unas horas antes del rodaje, colaboraron de buena gana. Todo eso me inspiró y ayudó a traspasar los clichés. Eso era lo que más me preocupaba: moldear los clichés a la realidad”.

 

 

Dirección: LORRAINE LÉVY. Guion: NOAM FITOUSSI, LORRAINE LÉVY Y NATHALIE SAUGEON. Producción: RAPHAËL BERDUGO Y VIRGINIE LACOMBE. Fotografía: EMMANUEL SOYER. Montaje: SYLVIE GADMER. Reparto: EMMANUELLE DEVOS, PASCAL ELBÉ, JULES SITRUK, MEHDI DEHBI Y MAHMUD SHALABY. Distribuidora: SURTSEY FILMS. Estreno: 6 de junio de 2014.

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.