Los fantasmas de los ‘hombres pájaro’

Comparte en RRSS

‘La ermita’ / Belén Rueda y la pequeña Maia Zaitegi son las protagonistas del segundo largometraje de Carlota Pereda, una historia de terror inspirada en los médicos de la peste del siglo XVII y en la pandemia de 2019.www.cinesrenoir.com

Puedes comprar YA las entradas AQUÍ.

Los ‘hombre pájaro’ era el nombre que recibían los médicos de la peste en el siglo XVII. Escondidos detrás de unas máscaras y de largas túnicas, armados con largas varas para que no se les acercaran los enfermos y evitar en contagio, estos hombres inspiran el segundo largometraje de la directora Carlos Pereda.

Protagonizada por Belén Rueda y la pequeña Maia Zaitegi, la película, que se rodó sobre un guion escrito por la directora junto a Albert Bertrand y Carmelo Viera, es una historia de las relaciones madre-hija contada con las herramientas del género de terror. En el equipo artístico también se encuentran Josean Bengoetxea, Loreto Mauleón y Elena Irureta, entre otros.

La ermita es la historia de una niña, Emma, que quiere establecer contacto con el espíritu de una niña que lleva siglos atrapada en la ermita de su pueblo. Incapaz de conseguirlo, pide ayuda a una mujer, Carol, una médium falsa, que cree que es capaz de hablar con los muertos. Con ella intentará también mantenerse unida a su madre enferma cuando muera.

Carlota Pereda conectó con esta historia desde el principio y la pandemia mundial que se vivió en 2019 la ayudó a ello. “Nos encontrábamos en medio de lo peor de la pandemia y, como nuestros antepasados ante la peste, nos enfrentábamos a la muerte, la pérdida, al miedo mientras reafirmábamos que los vínculos sociales son los que construyen una sociedad más fuerte”.

“Este trabajo recupera el espíritu de las películas de la vieja escuela donde personajes realistas y lo mundano se mezclan con lo sobrenatural y lo horroroso. Aventuras que devoraba de niña, que me hicieron enamorarme del cine -dice la directora-. Cuando más grande, más ruidoso, más rápido es el lema, nosotros reclamamos lo atmosférico, la construcción de la tensión de los thrillers que conduce a la catarsis, la susurrada tradición oral de historias contadas junto al fuego. Después de todo, ¿qué son los fantasmas sino la proyección de nuestros miedos?

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.