‘Metro Manila’ / Radiografía social en clave de drama criminal

Comparte en RRSS

Premio del Público en el Festival de Cine de Sundance, Metro Manila, la nueva película del británico Sean Ellis, es la historia de supervivencia de una familia contada en clave de drama criminal.

Sean Ellis fue a Filipinas de vacaciones hace seis años. Un día vio discutir violentamente a dos empleados de una empresa de furgones blindados. La escena transmitía peligro. Los tipos iban armados con M16, llevaban puestos cascos y chalecos antibalas. Todo terminó afortunadamente en nada, pero al director y guionista le quedó la sensación de riesgo, de inseguridad, que había vivido viendo aquella disputa. La idea persistió y de ella nació el argumento de esta película. Una historia de supervivencia de una familia que, de repente, se convierte en una especie de thriller, o más bien, de drama criminal en las calles de Manila.

Rodar en Manila, con actores filipinos y en tagalo significaba olvidarse de una producción convencional y apostar por una «de guerrilla»

Metro Manila cuenta el viaje de Óscar y su familia, que abandonan su tierra, al Norte de país, una zona muy pobre donde la gente malvive gracias a los cultivos de arroz, para buscar un futuro mejor en la gran ciudad de Manila. Allí, donde el ruido, el caos, la gran cantidad de gente… les agobia, sienten que han tenido suerte cuando ofrecen a Oscar un trabajo en una compañía de camiones blindados. Esa certeza se evaporará pronto. El trabajo que ahora tiene es uno de los más peligrosos de la ciudad, con un alto índice de mortalidad.

Las complicaciones comenzaron cuando Ellis empezó a buscar financiación para la película que pretendía hacer, un filme que él no imaginaba de ninguna manera rodado en otra lengua que no fuera tagalo o con actores que no fueran filipinos. Una producción “de guerrilla”, según sus propias palabras, permitió arrancar finalmente el proyecto.

«En Manila hay corrupción, igual que en muchos países emergentes, y hay una barrera muy marcada entre ricos y pobres»

El guion estaba escrito en inglés y el director se lo dio a los actores para que hicieran su propia traducción. “De esta forma, cada actor le daba su propia voz al personaje. Si todo el guion hubiera sido traducido por una sola persona, esa habría sido la única voz presente en la película”, dice Ellis, que añade: “El proceso (de trabajar en tagalo) tiene que ver con el ritmo de los diálogos, no con las palabras. Empecé a ser realmente consciente del subtexto…lo que la gente no dice, de hecho, es muchísimo más interesante que lo que dice”.

Metro Manila conquistaba así un espacio de autenticidad que se extendía por el resto de la obra, un relato que sirve de radiografía política y social de Filipinas, donde, como el propio cineasta explicó en la Seminci “hay mucha corrupción”. «Hay corrupción en Manila igual que en otros países emergentes y hay  una barrera muy marcada entre ricos y pobres”.

 


Dirección: SEAN ELLIS. Guion: SEAN ELLIS Y FRANK E. FLOWERS. Producción: MATHILDE CHARPENTIER. Fotografía: SEAN ELLIS. Montaje: RICHARD METTLER. Música: ROBIN FOSTER. Reparto: JAKE MACAPAGAL, JOHN ARCILLA, ALTHEA VEGA Y JM RODRÍGUEZ. Distribuidora: Festival-Films. Estreno: 22 de noviembre de 2013. www.festival-films.com

 

 

1 comentario

  • Joana Isabel dice:

    Prostitución y mucha explotación laboral….niños en edad escolar que trabajan…esto es lo que hay tanto en Filipinas …como en en Tailandia..(creo)…

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.