Oppenheimer da voz a las víctimas del genocidio de Indonesia

Comparte en RRSS

‘LA MIRADA DEL SILENCIO’ / Joshua Oppenheimer se alzó con el Gran Premio del Jurado y el Premio FIPRESCI de la crítica internacional en Venecia con esta película, la voz de las víctimas del genocidio de Indonesia. www.cinesrenoir.com

Joshua Oppenheimer provocó tal espanto y asombro con su anterior The Act of Killing –película en la que los asesinos de los escuadrones de la muerte de Indonesia se pavoneaban de sus crímenes- que parecía que no habría otro horror mayor posible. Su nuevo trabajo, La mirada del silencio, lo es. En ella, una de las víctimas del genocidio ve en la película de Oppenheimer cómo un sicario detalla la forma en que mataron a su hermano mayor.

A partir de ahí, este hombre decide ir a visitar a los que mataron a su hermano para que se confiesen ante él y así poder perdonarles. Su periplo, acompañado por el cineasta y su equipo, es un viaje peligroso, porque aquellos criminales están todavía en el poder. A pesar de todo, acude uno a uno a hablar con ellos. La película muestra esos encuentros y sus consecuencias.

“Hacer una película sobre los supervivientes de un genocidio es adentrarse en un campo minado de clichés”

“Mientras que en The Act of Killing buscaba exponer las consecuencias de construir nuestra realidad cotidiana sobre una base de terror y mentiras, La mirada del silencio explora la vida de los supervivientes que viven en esa realidad”, dice el director, un hombre que trabaja en investigaciones de caso de genocidio desde hace años.

“Sin lugar a dudas, hacer una película sobre los supervivientes de un genocidio es adentrarse en un campo minado de clichés que, en su mayoría, nos presentan a un protagonista heroico, si no santo, con el que podemos identificarnos, ofreciéndonos así el falso consuelo de que, en la catástrofe moral de la atrocidad, distamos mucho de parecernos a los asesinos”.

“El resultado es un poema sobre el silencio que nace del terror y de la necesidad de acabar con él”

“Sin embargo, mostrar una imagen santificada de los protagonistas con el fin de convencernos de nuestra bondad es usarlos para engañarnos y un insulto a la experiencia de los supervivientes, sin contar con que no ayuda en absoluto a entender lo que significa sobrevivir a la atrocidad, llevar una vida hecha añicos por la violencia en masa y vivir silenciado por el terror. Así pues, para surcar este campo minado de clichés, hemos tenido que explorar el silencio en sí”, explica Oppenheimer.

El resultado del trabajo es, en palabras del cineasta, “un poema sobre el silencio que nace del terror y de la necesidad de acabar con él, pero también sobre el trauma que implica romperlo. Puede que sea un homenaje al silencio, un recordatorio de que, a pesar de que intentemos seguir adelante, mirar hacia otro lado y pensar en otras cosas, nada reparará por completo lo que ya se ha roto, igual que nada resucitará a los que ya han muerto. La mirada del silencio es una invitación a detenernos, a pensar en las vidas que han sido destruidas y a esforzarnos por escuchar el silencio que viene después”.

 

 

Dirección: JOSHUA OPPENHEIMER. Guion: JOSHUA OPPENHEIMER. Producción: SIGNE BYRGE SØRENSEN. Fotografía: LARS SKREE. Montaje: NILS PAGH ANDERSEN. Música: SERI BANANG Y MANA TAHAN. Distribuidora: AVALON. Estreno: 10 de julio de 2015.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.