Pierre Schoeller: “En Francia no se conoce la Revolución Francesa”

Comparte en RRSS

‘UN PUEBLO Y SU REY’ / Pierre Schoeller cierra con esta película la trilogía que comenzó con Versalles y siguió con El ejercicio del poder. Gaspar Ulliel y Adèle Haenel son los protagonistas. www.cinesrenoir.com

El cineasta Pierre Schoeller ha vuelto la mirada a la Revolución Francesa, al proceso que determinó la separación del pueblo con su rey y a la participación de las ciudadanas y ciudadanos en aquel imprescindible movimiento de la Historia. Estrenada en el Festival de Venecia Un pueblo y su rey está protagonizada por Gaspar Ulliel y Adéle Haenel.

“1789. Un pueblo entra en revolución. La historia entrecruza los destinos de mujeres y hombres del pueblo con los de figuras históricas. Su lugar de encuentro es la recién creada Asamblea Nacional. En el centro de la historia, la suerte de un rey y el surgimiento de la República…”

LA GRAN ILUSIÓN.-Esta película cierra una trilogía. De la gente de la calle de Versalles pasó a la naturaleza de los políticos de El ejercicio del poder. ¿La conclusión lógica en este recorrido es la revolución?

PIERRE SCHOELLER.- Pues sí, más o menos. Pero yo no digo directamente que haya que hacer la revolución. Hay mucha confusión alrededor. Cuando se proyectó Versalles la gente no se dio cuenta de que estaba contando la historia de Francia.

LGI.- ¿El pueblo tiene que recuperar su soberanía?

PS.-  Claro, no hay que tener miedo a los cambios y eso es lo que dice la película. Otras maneras de vivir se pueden imaginar. Hay que tener valentía y se pueden abrir debates que podrían durar años, pero siempre se puede hacer algo, construir algo que haga que evolucionemos.

“No hay que tener miedo a los cambios, es lo que dice la película. Otras maneras de vivir se pueden imaginar”

LGI.- Los políticos de hoy parecen enemigos de esto…

PS.-  Son lo peor, los políticos que dicen todo el tiempo que solo hay una política. En la revolución, lo hermoso es que las cosas se hacen a través de la discusión, debates en la Asamblea Nacional, en clubes, en la familia… La política nos pertenece a todos. Al hacer la película no estaba pensando en los ‘chalecos amarillos’, pero es evidente que las cosas se mueven y van a seguir moviéndose.

LGI.- ¿Planeó esta película como el cierre de la trilogía?

PS.-  Sí y no. En realidad la primera idea era hacer El ejercicio del poder, pero era una historia muy difícil de escribir, entonces decidí arrancar con Versalles. Esta ha sido una necesidad, como la de un asmático que subiera al Everest.

LGI.- El pueblo frente el rey. ¿Usted sabe que en España tenemos aún rey, hijo de otro rey impuesto por la dictadura franquista?

PS.- Hay algo que no conozco demasiado bien de la historia de España. Sé que la República fue reprimida y que no recibió el apoyo de los europeos. Y conozco la Guerra Civil. Habría que hablar de que Francia también luchó contra los republicanos de cierto modo. Creo que en España, por el no apoyo europeo, la historia se decantó por poco por el otro lado.

“En la revolución, lo hermoso es que las cosas se hacen a través de la discusión. La política nos pertenece a todos”

LGI.- Pero, como hijo de la Revolución Francesa ¿qué piensa de las monarquías hoy?

PS.- Me parece que la dificultad no está tanto en deshacer como en construir otra política, proponer otros proyectos. En Argelia, por ejemplo, no sabemos cómo va a acabar la cosa. Yo creo más en el entorno, en el clima, el medio ambiente para cambiar las cosas. En lo que está más allá de las fronteras y afecta a todo el mundo. Pero lo primero que tenemos que hacer es disociar revolución de violencia. La violencia viene de la represión.

LGI.- ¿Francia pide hoy uno de esos cambios?

PS.- Sí. En Francia ya no hay rey, pero Macron es como si lo fuera. Y tenemos Versalles y desigualdades muy grandes. El rey es una figura de poder, pero hay otras. Ahí está la historia de esas 100 familias que son las propietarias de casi todo.

LGI.- ¿Identifica la revolución feminista de hoy con esa revolución no violenta?

PS.- Pues sí, quizás es que eso que no quiere morir, la defensa de los Derechos Humanos y la igualdad, está en manos de las mujeres. Es algo que atraviesa los tiempos y no va a detenerse. Es una exigencia esencial para todos. El feminismo defiende la idea de una sociedad en la que todos sean iguales. También creo que la revolución vendrá por exigir derechos como el agua y el aire no contaminados, alimentos que no nos maten poco a poco. Es una visión aparentemente menos política, pero es esencial.

“Yo creo más en el entorno, en el clima, el medio ambiente para cambiar las cosas. En lo que está más allá de las fronteras y afecta a todo el mundo”

LGI.- Al trabajar en esta película, ¿ha hecho algún descubrimiento nuevo sobre la Revolución Francesa?

PS.- No soy historiador y debo decir que era bastante ignorante sobre el tema. A mí me han interesado especialmente las emociones y la incertidumbre de las cosas. Cuando el rey huyó, la gente no sabía qué pasaba, y eso sí impactó en las personas. El rey les abandonó y les dejó con sus miedos. Eso rompió definitivamente el vínculo con el pueblo.

LGI.- ¿Cómo recibe hoy Francia una película sobre la Revolución?

PS.- Los que la han recibido mejor han sido los que menos sabían de ello, porque se la tomaron como un relato. En Francia no se conoce la Revolución Francesa. Se conocen mucho mejor las dos guerras mundiales.

LGI.- Disculpe, pero no puedo creer que no se conozca en su país la Revolución.

PS.- Es verdad. Es más simple contar el nazismo o relatar la Resistencia. Entrar en la historia política de la Revolución Francesa es más difícil. Lo que se le da a la gente es una especie de concentrado simple de la Revolución. En Francia todo el mundo piensa en la Revolución con ideas simples: Robespierre era un tirano, María Antonieta era una santa, el rey fue una víctima…

LGI.- Y la guillotina.

PS.- La guillotina ya estaba inventada, existía antes pero entonces fue afinada. La creó un fabricante de instrumentos musicales, Guillotin, que tuvo una muerte rápida, fue guillotinado.

Dirección: PIERRE SCHOELLER. Guion: PIERRE SCHOELLER. Producción: DENIS FREYD. Fotografía: JULIEN HIRSCH. Montaje: LAURENCE BRIAUD. Música: PHILIPPE SCHOELLER. Reparto: GASPAR ULLIEL, ADÈLE HAENEL, OLIVIER GOURMET, LOUIS GARREL, IZIA HIGELIN, NOÈMIE LVOVSKY, DENIS LAVANT. Distribuidora: ACONTRACORRIENTE FILMS. Estreno: 5 de abril de 2019.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.