‘Renoir’ / En el paraíso de Cagnes-sur-Mer

Comparte en RRSS

Gilles Bourdos retrata en Renoir, el momento del último impulso creativo del pintor, surgido gracias a la aparición de Andrée Heuschling, que fue su última modelo y también primera esposa del cineasta Jean Renoir. Michel Bouquet interpreta a Auguste Renoir, mientras que los otros dos personajes quedan en manos de Christa Theret y Vincent Rottiers.

El nombre de esta publicación, LA GRAN ILUSIÓN, es el  título de una hermosísima película de Jean Renoir, una obra maestra que denunciaba la guerra, el odio entre seres humanos y apostaba por la lucha por la libertad. En Renoir, la película que ahora se estrena de Gilles Bourdos, Jean Renoir no es el personaje principal, pero tiene su propia historia, la del hijo del pintor precisamente en un tiempo en que vuelve de la guerra junto a su padre, con un permiso por haber sufrido una herida en la pierna.

Renoir es la historia de los últimos momentos creativos de Pierre-Auguste Renoir, el más sensual de los impresionistas. En Collettes, su casa de Cagnes-sur-Mer en la Costa Azul, en 1915, el artista vive atormentado por terribles dolores de huesos y por el terror que le produce pensar en su hijo Jean en la guerra. La aparición de Andrée, una hermosa joven que va a trabajar para él como modelo, le devuelve las ganas de pintar. En medio de ese renacer artístico, además, el padre vive la alegría del regreso de su hijo a casa. Herido en una pierna, el joven le ayuda a mezclar colores, le acompaña constantemente y también se enamora perdidamente de Andrée, que se convertiría en su primera esposa y en la persona que le animó a dedicarse al cine.

El infalible y brillante Michel Bouquet, en el papel de Pierre-Auguste Renoir, encabeza el reparto de esta película, en la que le acompañan Christa Theret y Vincent Rottiers, interpretando a Andrée Heuschling y a Jean Renoir.

“La película me vino a la cabeza al imaginar su extraño taller de madera y cristal escondido en el corazón del edén mediterráneo, más parecido al primer taller de D. W. Griffith que al de un pintor. De la misma forma que Jean empieza a imaginar el cine”, explica el director y guionista, que repite con el tema de la pintura en su cine.

“Para mi primera película, Disparus, rodé la exposición surrealista de 1938. En mi segunda película, Inquiétude, se veía a un joven artista contemporáneo obsesionado con el blanco. Considero que las escenas en las que filmo a artistas trabajando son los momentos más auténticos y exultantes de mi trabajo como cineasta”, dice Bourdos, quien añade: “Para describir el acto de pintar, es vital deshacerse de los lugares comunes: no se puede filmar a alguien pintando. ¿No fue el mismo Jean Renoir quien dictó este dogma? Nunca dejó de renegar de las artes plásticas, como si quisiera integrar el trabajo de su padre en el suyo propio. Pero, naturalmente, Una partida de campo contradice lo anterior, como también ocurre con los colores en El río, donde el Ganges, verde paraíso velado de duelo, nace en los verdes de Collettes”.

Consulta los horarios en www.cinesrenoir.com

Dirección: Gilles Bourdos. Guion: Jéròme Tonnerre y Gilles Bourdos, sobre la novela “Le tableaux amoureux”, de Jacque Renoir. Producción: Olivier Delbosc y Marc Missonnier. Fotografía: Mark Ping Bing Lee. Montaje: Yannick Kergoat. Música: Alexandre Desplat. Reparto: Michel Bouquet, Christa Theret, Vincent Rottiers, Thomas Doret, Michèle Gleizer y Romane Bohringer. Distribuidora: Golem. Estreno: 9 de agosto de 2013. www.golem.es

1 comentario

  • LEONARDO dice:

    ES UNA MAGNIFICA PELÍCULA, SOBRE TODO PARA LOS INTERESADOS EN LA OBRA DE RENOIR, AUNQUE UN POCO LENTA .

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.