Retrato magnífico de un lugar único

Comparte en RRSS

‘NATIONAL GALLERY’ / Frederic Wiseman, uno de los padres del cine documental americano, hace un recorrido por la pinacoteca londinense y retrata la vida en el interior de este espacio único y singular. La película se empapa y empapa del arte contenido en el edificio y de la actividad que se produce en él cada día. www.cinesrenoir.com

El veterano cineasta se adentra en el museo londinense, un espacio privilegiado en el que conviven obras maestras de la pintura occidental desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Con la película, Frederick Wiseman retrata la vida que hay en el interior de esta institución, su funcionamiento, cómo se relaciona con el mundo, cómo es el público que le visita, cómo son sus magníficos cuadros… “En un perpetuo y vertiginoso juego de espejos, el cine mira a la pintura, y la pintura, al cine. El director no detiene a nadie para interrogarle, no hay entrevistas de relleno, solo hay mirada, observación, contemplación… también palabras, pero absolutamente vinculadas con el objeto en sí, la National Gallery, y con ello se consigue un retrato magnífico de este lugar único”.

Montado, por supuesto, por él mismo –proceso al que el cineasta dedica la mayor parte del tiempo que concede a sus películas-, el filme cuenta con guion propio y con la fotografía de John Davey. Presentado en la sección Quincena de los Realizadores de Cannes, fue acogido magníficamente bien también en el Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Gran aficionado al arte, Wiseman reconoce que estaba decidido a abordar la National Gallery, “porque se trata de una de las mejores colecciones del mundo y abarca una gran parte de la historia de la pintura, con sus 2.400 cuadros. Además, en comparación con otros museos del mismo valor cuantitativo, es un lugar bastante pequeño con respecto al Louvre de París, el Metropolitan de Nueva York o el Prado de Madrid. E incluso aunque sea relativamente pequeño, además de la interacción con las obras, explorar todo lo que ocurre también es un trabajo apasionante”.


Apasionante incluso a la hora de firmar el carácter estático de las obras. “La opción principal –dice el cineasta- fue romper el encuadre (el marco, la colocación de las pinturas) y entrar en el interior del cuadro. He tratado de hacerlo tal y como se fabrica una película, variando entre planos abiertos y primeros planos, y de trabajar en la profundidad de campo de las obras. La pintura puede volverse un poco más viva en el cine si no vemos la pared, el marco, el cartel adyacente que indica el autor, el título, la fecha, la técnica, etc… Con todo esto, el cuadro se convierte en un objeto; mi voluntad ha sido la de sugerir que el cuadro está vivo, y que narra una historia en sí mismo”.

 

Dirección: FREDERICK WISEMAN. Guion: FREDERICK WISEMAN. Producción: OLIVER BARDET Y FREDERICK WISEMAN. Fotografía: JOHN DAVEY. Montaje: FREDERICK WISEMAN. Distribuida: SURTSEY FILMS. Estreno: 19 de marzo de 2015.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Los comentarios están cerrados.