Rudi Rosenberg: “La confrontación es un terreno increíble para la comedia”

Comparte en RRSS

‘EL NOVATO’ / Rudi Rosenberg abandona la interpretación y se pasa a la dirección con esta película, una comedia inspirada en sus propias experiencias de la infancia y la adolescencia. www.cinesrenoir.com

Rudi Rosenberg ha abandonado “para siempre” la interpretación después de más de una década y se ha pasado a la dirección con esta película, con la que ganó el Premio Nuevos Directores del Festival de Cine de San Sebastián. Escrita junto a Igor Gotesman y Bruno Muschio, es una historia del momento en que se pasa de la infancia a la adolescencia y de las complicadas relaciones que se crean en el instituto cuando eso ocurre.

Protagonizada por debutantes, magníficos, y por Max Boublil, actor profesional y amigo de la infancia de Rosenberg, la película cuanta la llegada a un nuevo centro de Benoît y cómo en ese curso se formará una panda de amigos que, tal vez, se para siempre.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Hay mucho de usted mismo en la película?

RUDI ROSENBERG.- El 90% de las anécdotas que aparecen en la película son autobiográficas, mías, de mi familia, de mis amigos… Pero la historia de la película era preguntarse por qué a veces nos atrae gente solo porque es popular. Corremos el riesgo de dejar de lado a personas que cuentan con nosotros. Eso es un asunto que me tocaba y que le llega a todo el mundo.

LGI.- Pero en la película habla mucho de los que no son populares en el instituto.

RR.- Sí, porque ese sentimiento de ser humillado o rebajado, de no sentirse a la altura y de tratar de gustar todo el rato también lo comparte mucha gente. Ese dejar de ser tú mismo es una cosa que he vivido a menudo y que nos afecta a todos mucho.

“Ese sentimiento de no estar a la altura y de tratar de gustar es algo que comparte mucha gente”

LGI.- Usted presenta una situación que podría decirse que es única en la vida ¿es así?

RR.- Sí. He elegido 2º de ESO, trece años, porque es un momento en que unos todavía tienen un pie en la infancia y aun les da igual lo que piensen de ellos los demás y otros quieren parecer más adultos. La confrontación es un terreno increíble para la comedia.

LGI.- Usted era actor, pero por lo visto ha abandonado completamente la interpretación, ¿por qué?

RR.- De la noche a la mañana me di cuenta de que lo que quería era dirigir y que me apetecía ser director de actores, que es una materia maravillosa, sobre todo si son adolescentes, porque tienen una ausencia de control inigualable.

“De la noche a la mañana me di cuenta de que lo que quería era dirigir y quería ser director de actores”

LGI.- Debutar con una pandilla de actores adolescentes ¿no es demasiado arriesgado?

RR.- Sí, un poco. Para esta película hicimos un casting de un año y vimos a 5.000 chicos y, además, yo quería chavales que jamás hubieran hecho nada. Ha sido un desafío muy duro, pero quería trabajar con amateurs, porque me resulta todo más verdadero, más auténtico que con actores profesionales. Por otro lado fue duro porque tenía la sensación muchas veces de que estaba interpretando mi vida.

LGI.- A la vista del tono de su película, no debió ser una época mala para usted.

RR.- No, además, desde siempre me apetece volver a sumergirme en esa época. Tengo buenos y malos recuerdos, es un momento duro en el que sufres, pero también te diviertes muchísimo, porque haces el tonto y te ríes mucho.

“En todo lo que hago evito los extremos, me gusta el matiz y encontrar el término medio”

LGI.- Hay situaciones en esa edad que pueden herir sensibilidades, ¿ha calculado mucho esos límites?

RR.- En todo lo que hago evito los extremos, me gusta el matiz y encontrar el término medio. No quiero caer en la caricatura y en la película no diría que hay humor negro, me parece que es más ironía. Además, yo no tengo ninguna gana de herir a la gente, por eso la banda de los malos hace bromas que son para humillar a los demás. La risa puede ser un mecanismo de defensa, pero también puede ser algo doloroso. En el colegio, con esas bromas y la humillación, no te puedes defender.

LGI.- Hay un conato de primer amor…

RR.- Sí, pero yo lo que quería era contar el nacimiento de una panda de amigos. Historias de amor en su vida habrá muchas, pero amigos como esos… los amigos del instituto casi siempre son para toda la vida. Eso es lo que yo viví cuando estaba en el instituto.

 

 

Dirección: RUDI ROSENBERG. Guion: IGOR GOTESMAN, BRUNO MUSCHIO Y RUDI ROSENBERG. Producción: ERIC JUHÉRIAN Y MATHIAS RUBIN. Fotografía: NICOLAS LOIR. Montaje: JULIE LENA. Música: JONATHAN MORALI. Reparto: REPHAËL GHRENASSIA, JOSHUA RACCAH, GÉRALDINE MARTINEAU, GUILLAUME CLOUD ROUSSEL, JOHANNA LINDSTEDT, MAX BOUBLIL, EYTAN CHICHE, GABRIEL NAHUM, ISMAËL MANDILE… Distribuidora: KARMA FILMS. Estreno: 8 de abril de 2016.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.