Scorsese, el confinamiento y el racismo en EE.UU.

Comparte en RRSS

Dos reclusos mirando a través de los barrotes el cielo estrellado de la noche. Es una imagen de la película The Killers (Robert Siodmak, 1946) y la que ha elegido el cineasta Martin Scorsese para cerrar el cortometraje documental que ha hecho durante el confinamiento y a petición del programa de la BBC Lockdown Culture with Mary Beard.

Scorsese se graba a sí mismo en una habitación, reflexiona sobre la situación de confinamiento, habla de ansiedad, pero también de tranquilidad y, sobre todo, habla de cine, de su relación con éste, de las películas que le han marcado su vida. Una vez más, este maestro asombra por su inmenso amor por el cine y por el entusiasmo con que él lo vive.

“Se instaló una sensación de alivio y una verdadera sensación de libertad”

Reconoce en un momento de su narración que cuando comenzó el confinamiento sintió una especie de alivio, la relajación del que tiene muchas cosas que hacer pero que ya no debía hacerlas en ese momento.

Y es que la pandemia ha pillado a Martin Scorsese en plena preproducción de su nueva película Killers of the Flower Moon, un western en el que reunirá a Robert de Niro y Leonardo Di Caprio y que rodará gracias a la participación en la producción de Apple.

Basada en el libro de no ficción del escritor y periodista David Grann sobre los asesinatos de los nativos americanos de la nación de Osage en la década de 1920, la historia habla de petróleo, dinero, violencia y la creación del FBI. En la película De Niro se presentará en el papel del villano de la historia. Un proyecto desgraciadamente muy oportuno en el EE.UU. de hoy, levantado en protestas contra el racismo policial y contra Trump.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.