Thomas Cailley: “Mis personajes aprenden algo esencial, hay que disfrutar el presente”

Comparte en RRSS

‘LES COMBATTANTS’ / Premio FIPRESCI en Cannes y César a la Mejor Ópera Prima, la Mejor Actriz y el Mejor Actor Revelación, el primer largometraje de Thomas Cailley es una película que sirve de metáfora a la situación de los jóvenes hoy, angustiados por la falta de futuro.  www.cinesrenoir.com

Adèle Haenel y Kévin Azaïs son los protagonistas de la ópera prima de Thomas Cailley, una película que sirve de metáfora a la situación que vive hoy la juventud, angustiada por la falta de futuro tras la crisis. Los personajes viven en una localidad costera, donde el Ejército intenta reclutar soldados. Arnau pasa el tiempo con sus amigos y trabajando en el negocio familiar. Un día conoce a Madeleine, una chica que entrena muy duro cada día porque quiere ir a un campamento militar donde enseñan técnicas de supervivencia. Ella se prepara para lo peor y él se ha enamorado, así que decide seguirla en su loca aventura. La peripecia que les conducirá a una situación de verdadera supervivencia, solo ellos dos en mitad el bosque.

Thomas Cailley, que se alzó con el Premio César a la Mejor Ópera Prima, escribió el guion junto a Claude le Pape, con quien hizo realmente el campamento militar de verano al que envía a sus personajes.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Podría decirse que ha hecho usted una película-metáfora?

THOMAS CAILLEY.- Sin duda, la película se basa en un juego de metáforas. Aunque en el mundo de los personajes planea la amenaza del fin del mundo no se trata de éste de modo literal. La película es una búsqueda compartida por dos personajes y se basa en la crisis. Los protagonistas, jóvenes de 20 años, se enfrentan a una situación difícil, a ellos les cuesta prepararse para el futuro.

LGI.- Cada uno lo hace de una forma diferente.

TC.- Sí, cada uno desarrolla armas diferentes. Ella emplea una estrategia de combate, él, otra diferente, pero los dos se dan cuenta de que juntos tienen más fuerza y esa es la esperanza de esta historia. Los chicos aprenden una cosa esencial, hay que disfrutar el presente.

“La esperanza de esta historia es que los personajes se dan cuenta de que juntos tienen más fuerza”

LGI.- También es una apuesta por el amor ¿no?

TC.- Vivimos en una época en que nos empujan a buscar soluciones propias, es un mundo muy individualista. Por eso la relación de los chicos es importante, porque permite superar eso. El slogan del ejército que aparece en la película es real: “Convertiros en vosotros mismos”. Y eso da un poco de miedo, que vayamos a buscar soluciones así, sin preguntarnos lo que podríamos hacer conjuntamente. De ahí que la historia de amor fuera obligatoria. Con el amor, sobrevives frente a todo.

LGI.- ¿Por qué decidió que los personajes fueran al ejército? ¿no hubiera valido otro tipo de campamento?

TC.- Lo del ejército es la parte más documental de la película. Yo mismo hice, mientras estaba escribiendo el guion, el campamento que hacen los personajes. Me interesó mucho lo que encontré allí, la gente buscaba respuestas a preguntas existenciales, buscaban sentido a sus vidas, intentaban crearse una nueva familia porque se sentían solos y desamparados. Era muy interesante eso tan existencial en una institución tan trivial, resultaba cómico.

“Vivimos en una época en que nos empujan a buscar soluciones propias, es un mundo muy individualista”

LGI.- Hablando de eso, hay en la película unas dosis muy medidas de humor, ¿dónde decidió que estaba el límite para ello?

TC.- No sé muy bien, pero sí sé que decidí que lo importante era que los personajes hicieran  muy serios todo lo que hacen. No nos reímos de ellos. Su combate es tan serio que crea malentendidos. La declaración de amor de él, lo mismo, no compagina bien con la dureza de esa chica… Busqué un tono entre lo burlesco y lo trágico.

LGI.- ¿Por qué le interesaba tanto la existencia de opuestos en toda la historia?

TC.- Es puro realismo, conozco eso en la vida. Además, el contraste le sienta bien a la historia y permite que se vean mejor los personajes. Así también avanzan el drama y la comedia al mismo tiempo.

“Los dos personajes principales deciden inventar en medio de la naturaleza un mundo para ellos dos”

LGI.- Otro elemento imprescindible es la presencia de la naturaleza…

TC.- Me interesaba para la idea de que los personajes tienen que reinventar el mundo, deciden inventar en medio de la naturaleza un mundo para ellos dos. Ella espera el fin del mundo y él le ofrece el inicio, algo que se parece a un edén. Sería poco realista si funcionara, pero lo interesante es que les permite separarse de la sociedad y encontrarse a sí mismos.

LGI.- Ha arriesgado bastante con la banda sonora…

TC.- Hay dos maneras de abordar la música en el cine, una consiste en que la música subraye los estados emocionales de los personajes. La otra no pone la música en el mismo nivel que los personajes, pero también es una forma de contar la historia. Eso me interesaba más. Por otro lado, ellos tienen 20 años así que me parecía más natural la música electrónica que la acústica. Con ésta última hubiera resultado todo un poco ñoño.

LGI.- Les Combattants ha ganado el Premio FIPRESCI en Cannes y los César a Mejor Ópera Prima, Mejor Actriz y Mejor Actor Revelación. ¿Qué significan esos premios para usted?

TC.- Supongo que gracias a ellos al menos habrá una expectación respecto del siguiente proyecto. Por supuesto, el éxito de la película me anima, pero no controlo demasiado las expectativas.

 

 

Dirección: THOMAS CAILLEY. Guion: THOMAS CAILLEY Y CLAUDE LE PAPE. Producción: PIERRE GUYARD. Fotografía: DAVID DAILLEY. Montaje: LILIAN CORBEILLE. Música: PHILIPPE DESHAIES, LIONEL FLAIRS Y BENOIT RAULT. Reparto: ADÈLE HAENEL, KÉVIN AZAÏS Y ANTOINE LAURENT. Distribuidora: SURTSEY FILMS. Estreno: 7 de agosto de 2015.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.