Beatriz Sanchís: “De uno mismo se podrían sacar todos los personajes del mundo”

‘TODOS ESTÁN MUERTOS’ / La ópera prima de Beatriz Sanchís, una historia de fantasmas y de familias, conquistó cuatro premios en el Festival de Málaga Cine Español Premio: Especial del Jurado, Premio Especial del Jurado Joven, Premio a la Mejor Actriz (Elena Anaya) y Premio a la Mejor Banda Sonora.

Ganadora de cuatro premios en el Festival de Málaga Cine Español – Premio Especial del Jurado, Premio Especial del Jurado Joven, Premio a la Mejor Actriz (Elena Anaya) y Premio a la Mejor Banda Sonora-, la ópera prima de Beatriz Sanchís es una historia de fantasmas, de conflictos familiares y de batallas ganadas. Es la historia de una mujer que “lucha y que consigue lo que tiene que conseguir, que es salir a la vida y vivirla”. Todo ello con cierto sentido del humor y con un muy peculiar vínculo mexicano.

La película, una especie de regreso de Elena Anaya al cine español, cuenta en el reparto con la magnífica actriz mexicana Angélica Aragón y con el argentino Nahuel Pérez Biscayart. Cristian Bernal y Patrick Criado se ocupan de los papeles de los dos adolescentes de esta historia. Es el relato de una mujer, Lupe, que vive encerrada en su casa desde hace años. Depende de su madre, Paquita, una mexicana fuerte con un corazón enorme que también se ocupa de su nieto. Pero a Paquita se le acaba el tiempo y tiene que solucionar los problemas de su hija antes de irse.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Todos están muertos es una historia de fantasmas?

BEATRIZ SANCHÍS.- Sí, es una historia de fantasmas, pero en el sentido de que hay que enfrentarse a los fantasmas de cada uno. La raíz de la historia es la muerte, cuando yo era muy joven, de un amigo muy cercano. Eso me marcó muy profundamente y empecé a tener la fantasía de que si hubiera podido despedirme… Ahí nació la idea, si pudieras despedirte de alguien. Todos tenemos fantasmas, pero hay que crecer y superarlo.

LGI.- Una historia de fantasmas y de conflictos familiares, ¿todo está en la familia?

BS.- El germen de todo está en la familia y en uno mismo. De uno mismo se podrían sacar todos los personajes del mundo. Generosos, mezquinos, asesinos… Yo lo hago mucho, cojo un rasgo mío y de ahí saco un personaje. En la familia también está el germen de todo. Por eso son tan interesantes las familias disfuncionales, son una fuente de conflictos muy rica narrativamente.

LGI.- El personaje principal es una estrella del rock en los 80, ¿por qué de esa década, usted no es de esa generación?

BS.- Yo no he vivido esa época, yo me desarrollé como persona en los 90, pero el pasado de los 80 es perfecto porque es uno de los momentos más libres e interesantes de la música española.

“Es una historia de fantasmas, pero en el sentido de que hay que enfrentarse a los fantasmas de cada uno”

LGI.- Y ¿usted tiene un vínculo especial con la música?

BS.-Me encanta la música, me hubiera encantado tener un grupo, pero no estoy dotada para eso. La música es una de las artes más inmediatas, más profundas y emocionales.

LGI.- El personaje de Lupe está atrapado en una historia muy dura, a pesar de todo usted conserva cierto sentido del humor en la película…

BS.- Sí, bueno todo lo que les ha ocurrido a los personajes es bastante dramático, pero han pasado quince años y las heridas están ya cicatrizadas. Por eso no se les ve con el peso del drama de algo que acaba de ocurrir, está sanando todo. Ella es una mujer que lucha y que consigue lo que tiene que conseguir, que es salir a la vida y vivirla.

LGI.-No es el retrato habitual de los personajes femeninos en el cine.

BS.-No, hay muy pocas historias de mujeres en el cine, pero yo no he hecho la película pensando en esto, me ha salido así. Pero es verdad que es muy complicado para las actrices que les salgan papeles interesantes, siempre son personajes que sirven para algo…, una herramienta, pero no llevan el peso de la historia.

“Ella es una mujer que lucha y que consigue lo que tiene que conseguir, que es salir a la vida y vivirla”

LGI.- ¿Ser mujer ha hecho más difícil su trabajo como directora?

BS.- No, porque tengo la suerte de trabajar con María Zamora (productora) desde hace siete años, ella apoya las historias de mujeres. Pero sí, es más complicado llegar, aunque yo no lo haya sentido.

LGI.- El componente mexicano ¿es consecuencia de la coproducción con ese país o al revés?

BS.- Al revés. La historia siempre estuvo anclada en México. La película habla de la muerte, y la forma que los mexicanos tienen de relacionarse con ella me interesaba mucho para esta historia. El rito de la noche de los muertos servía de punto de partida perfecto.

“No hay nada de la parte técnica que sea casual, todo está pensado para atender a la narrativa de la historia”

LGI.-Ha trabajado con un presupuesto ajustado, ¿eso ha influido en alguna decisión técnica de la película?

BS.- Sí. Yo quería rodar cámara en mano y al tener un calendario muy apretado quería tener los sets iluminados totalmente para poder moverme con naturalidad. Ese calendario tan apretado con el que hemos trabajado ha motivado algunas decisiones, pero no hay nada de la parte técnica que sea casual, todo está pensado para atender a la narrativa de la historia.

LGI.- Como la luz de la película, cegadora en el exterior…

BS.- Cegadora, sí, y ese exterior presente siempre por la luz en el interior. La luz del exterior es casi abstracta, como si llegara de un lugar desconocido, casi como si viniera del espacio.

Dirección: BEATRIZ SANCHÍS. Guion: BEATRIZ SANCHÍS. Producción: MARÍA ZAMORA Y STEFAN SCHMITZ. Fotografía: ÁLVARO GUTIÉRREZ. Montaje: NACHO RUIZ CAPILLAS. Música: AKROBATS. Reparto: ELENA ANAYA, ANGÉLICA ARAGÓN, NAHUEL PÉREZ BISCAYART, CRISTIAN BERNAL, PATRICK CRIADO, MACARENA GARCÍA Y PATRICIA REYES SPÍNDOLA. Distribuidora: AVALON. Estreno: 30 de mayo de 2014.

 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *