Aishling Walsh: “Hay mucha felicidad en la vida sencilla”

‘MAUDIE, EL COLOR DE LA VIDA’ / La cineasta Aishling Walsh lleva al cine la historia de amor que vivió la pintora folk Maudie Dowley Lewis, una mujer que luchó por su independencia y por la felicidad. www.cinesrenoir.com

Maud Lewis, considera una de las pioneras del Arte Naïf, conquistó al mundo con la inocencia y la sencillez de sus cuadros, pinturas de vivos colores, muchas de ellas de animales y naturaleza. Su obra viajó desde una pequeña casita de Nueva Escocia hasta las más importantes colecciones de América del Norte. Maudie, el color de la vida es la historia del gran amor que vivió esta artista.

Nació con una artritis reumática, encorvada y con escasa movilidad. Apoyada siempre por sus padres, cuando éstos murieron, la obligaron a vivir con una tía. Marginada por su dependencia física, no se rindió, y al ver el anuncio de un vecino que buscaba una sirvienta, acudió a pedir el trabajo. Él, un pescador huraño y solitario que vivía en una pequeña casita en medio de los páramos de Nueva Escocia, la aceptó y allí comenzó una relación, primero muy complicada, que se fue estrechando y terminó siendo un gran amor que duró toda su vida.

Esta es la historia de amor de Maudie Dowley Lewis que “entusiasmó” a la cineasta Aishling Walsh, fascinada por la felicidad que esta pareja singular encontró en una vida sencilla. Sally Hawkins y Ethan Hawke, en unas interpretaciones maravillosas, son los protagonistas de la película.

LA GRAN ILUSIÓN.- Su película cuenta una historia de amor, de lucha de una mujer, de independencia… de todas estas cosas, ¿cuál le interesaba más?

AISHLING WALSH.- Unas cuantas, la verdad. Para empezar, me gustan las pinturas de Maudie Dowley, me interesa mucho el retrato de este matrimonio que es muy especial y, por supuesto, la historia de una mujer artista. Esta pareja tan extraña que se encuentra y pasa toda una vida junta en un espacio muy íntimo me entusiasmó.

“Esta es la historia de todos. Maudie es una luchadora y todos tenemos algo por lo que luchar”

LGI.- Aunque es la historia concreta de Maudie Lewis, tiene características con las que mucha gente se puede reconocer ¿no?

AW.- Sí. Todos podemos reconocernos en esta historia, porque, en realidad, es la historia de todos. Maudie es una luchadora, pero todos tenemos algo por lo que luchar. Maudie tiene una discapacidad y eso también hace que sea fácil empatizar con ella. Además, está la relación que tuvo con su marido, que es una cosa que puede pasar en cualquier lugar del mundo, puede pasar en España. Y, la pasión por la pintura también hará que alguien se identifique con ella.

LGI.- La historia de este matrimonio ¿es también un relato de igualdad de sexos?

AW.- Lo es. Maudie al principio creía que no podría pintar y lo consiguió en buena parte gracias a la ayuda de él, que se ocupaba de muchas cosas mientras ella pintaba. Él cuidaba mucho de ella. Era muy importante en su relación que cada uno asumiera su mitad, uno apoyaba al otro y viceversa siempre. Tal vez por eso ella pintaba tanto la hermosura y el amor de la vida.

“Maudie Lewis nunca pensaba en las cosas feas o negativas, solo veía cosas preciosas en el mundo”

LGI.- Esa casita tan pequeña en medio de ese paisaje inmenso ¿se podría leer como que hay que empezar por uno mismo para cambiar las cosas?

AW.- Sí y también que hay mucha felicidad en una vida sencilla. Ellos vivían en medio de ese paisaje brutal, se sentían gente pequeña que tenía una vida sencilla y feliz. No tenían televisión ni radio, eran unos solitarios. Es una lección, uno no necesita mucho para ser feliz y ella tenía su arte, lo que envidiaría mucha gente. Y, por supuesto, encontró el amor. Los dos aprendieron a amar.

LGI.- Maudie era una mujer que, a pesar de todo, miraba al mundo en positivo.

AW.- Nunca pensaba en las cosas feas o negativas, solo veía cosas preciosas en el mundo. No miraba mal ni a la vida ni al mundo. Seguramente por ello su pintura es naïf. En sus obras se ve el amor por la naturaleza, por los niños, por los animales… por todo el mundo alrededor, Maudie Dowley Lewis no viajó más allá de veinte millas desde su casa, todo el mundo que pintó lo imaginaba.

“Ella vendía los cuadros por unos dólares, los justos, era feliz pintando, no lo hacía por el éxito”

LGI.- Al final, se reconoció su obra, ¿qué le gusta a usted más de ella?

AW.- Su inocencia y que no es tan simple como parece, hay algo sofisticado. Ella vendía los cuadros por unos dólares, lo justo para ella y Everett Lewis. Era feliz pintando, no lo hacía para tener éxito.

LGI.- Son dos personajes marginados de la sociedad, ¿compartir eso hizo diferente su relación?

AW.- No lo sé, pero sí sé que juntos crearon su propia vida, se reconocieron el uno en el otro. A ninguno de ellos les quería la sociedad, pero ellos se encontraron y de alguna forma eran parecidos, eran luchadores.

“Al ver la vida de Maudie Lewis uno puede darse cuenta de dónde está realmente la felicidad”

LGI.- No es la primera película suya en la que aparecen injusticias, abusos… ¿cree que el cine puede ayudar a cambiar esas actitudes?

AW.- De alguna forma. Sí menciono en mis películas cosas que son la vergüenza de esta sociedad. Pero con Maudie, el color de la vida creo que, además, se puede sacar algo. Al ver la vida de Maudie y pensar en la relación que tuvo, uno puede preguntarse muchas cosas y darse cuenta de dónde está realmente la felicidad.

LGI.- Es la historia de una mujer que no lo tuvo fácil, ¿usted, como mujer directora, lo tiene más difícil que sus compañeros hombres?

AW.- No lo he pensado demasiado, seguramente porque hasta el momento me ha ido bien y porque siempre he podido contar las historias que me interesaban. Creo que con estas historias puedo ayudar a otras mujeres. Es verdad que se están produciendo cambios, aunque en este asunto el cambio va muy lento.

Dirección: AISLING WALSH. Guion: SHERRY WHITE. Producción: BOB COOPER, SUSAN MULLEN, MARY SEXTON Y MARY YOUNG LECKIE. Fotografía: GUY GODFREE. Montaje: STEPHEN O’CONNELL. Música: MICHAEL TIMMINS. Reparto: SALLY HAWKINS, ETHAN HAWKE, KARI MATCHETT, ZACHARY BENNETT, GABRIELLE ROSE. Distribuidora: KARMA FILMS. Estreno: 23 de junio de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *