Kantemir Balagov: “La mujer en el Cáucaso Norte es un simple objeto”

‘DEMASIADO CERCA (TESNOTA)’ / Magnífico primer largometraje del joven cineasta Kanetemir Balagov, ganador del Premio FIPRESCI de la Crítica Internacional en Cannes (Un Certain Regard). www.cinesrenoir.com

La juventud del cineasta Kantemir Balagov contrasta con la madurez y profundidad de su primer largometraje, Demasiado cerca (Tesnota), película con la que retrata la realidad, bastante desconocida, del Cáucaso Norte a finales de los 90, donde los enfrentamientos étnicos y la situación de la mujer reflejan la disfunción de una sociedad que todavía vive el proceso de auto identificación tras la caída de la URSS.

Ambientada en Nalchik (Cáucaso Norte) en 1998, es la historia de Ilana, una joven de 24 años que trabaja en el garaje de su padre para ayudarlo a llegar a fin de mes. A la celebración de familiares y amigos por el compromiso de boda de su hermano menor, David, sigue la tragedia. David y su futura esposa desaparecen, han sido secuestrados. Desesperados, Ilana y su familia deciden buscar ayuda a su alrededor para conseguir el dinero del rescate. Pero, ¿hasta dónde están dispuestos a llegar para salvar la vida de David?

La actriz Darya Zhovner, que debuta en el cine con esta película, se alzó con una Mención Especial en el Festival de Cine de San Sebastián, en la sección Zabaltegi por su impresionante interpretación.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Esta es una película sobre la desintegración de la URSS o sobre el Cáucaso Norte?

KANTEMIR BALAGOV.- Ambos. La acción transcurre a final de los noventa, ya ha caído la URSS, se ha desmigado, cada nación con sus etnias empiezan a intentar autoidentificarse. Entonces Chechenia dijo en voz alta lo que todos sabíamos. Donde rodamos la película también existía esa sensación, pero no se llegó al conflicto bélico, aunque el ambiente era como de un país en guerra. La consecuencia de la desintegración de la URSS ha sido el brote del crimen impune y de gente que ganaba dinero con extorsiones ilícitas.

“La consecuencia de la desintegración de la URSS ha sido el brote del crimen impune y de las extorsiones ilícitas”

LGI.- Además de los secuestros, ¿quería denunciar la situación de la mujer?

KB.- La mujer en Rusia en general vive en una posición mucho más débil, pero de una manera muy especial en el Cáucado Norte. Allí, la mujer es un instrumento, un simple objeto. Mi protagonista intenta luchar contra eso. Yo denuncio desde la narrativa del cine.

DARYA ZHOVNER.- Había escenas cuando leí el guion que no entendía, ¿cómo en el siglo XX puede ser posible que una mujer sea obligada a casarse? Todo me rebelaba contra eso.

LGI.- Ha incluido en la película una grabación real de la violencia en esa época que es brutal…

KB.- Siempre hay un peligro al incluir grabaciones reales en una película de ficción, era una apuesta muy arriesgada, pero yo creo que aquí era necesaria. En todas partes, pero en el caso del Cáucaso Norte de forma muy marcada, toda ficción sobre violencia es poca comparada con la realidad.

“En el caso del Cáucaso Norte toda ficción sobre violencia es poca comparada con la realidad”

LGI.- ¿Hay un intento de acercarse desde esta ficción al género documental?

KB.- Sí y me alegro de que se aprecie. La intención era captar las autenticidades de aquellos tiempos, por eso, si la película lo consigue, me alegro muchísimo. Sin embargo, la grabación real que he incluido no ha sido precisamente por esta intención documental, sino para poner al espectador de una forma directa en el contexto y en el lugar.

LGI.- ¿La situación hoy en el Cáucaso Norte es mejor?

KB.- Hoy en día en el Cáucaso Norte con el cambio generacional la situación comienza a aliviarse un poco. La vida de las mujeres no es todavía todo lo liviana que nos gustaría pero es, desde luego, mucho menos dramática. En lo que se refiere al conflicto étnico se puede decir lo mismo.

“Hoy en día en el Cáucaso Norte con el cambio generacional la situación comienza a aliviarse un poco”

LGI.- ¿No es usted demasiado joven para este nivel de compromiso?

KB.- Pero hay dos razones que lo explican. La primera es la vida en el Cáucaso Norte, que es completamente diferente a la vida que se lleva en Moscú. 25 años viviendo donde yo vivo te da una experiencia y un bagaje mucho mayor. Y en segundo lugar, mi maestro nos ha inculcado el amor por la literatura. Leyendo es como se desarrolla el alma y es como se adquiere la costumbre de reflexionar sobre los problemas de hoy. Intento hablar sobre lo que duele.

DZ.- Yo soy de San Petersburgo y no es lo mismo, claro. No considero que nosotros podamos cambiar todo desde el cine, pero me gustaría que con esta película alguien pudiera cambiar algo en sus vidas, en sus conductas, en las de sus hijos.

LGI.- ¿Ha tenido problemas con el régimen de Putin?

KB.- Mi película ha salido a la cartelera con esta grabación por todo el país y con grabaciones de un bardo checheno, Timur Mucuraev, que ahora está prohibido.

 

Dirección: KANTEMIR BALAGOV. Guion: ANTON YARUSH Y KANTEMIR BALAGOV. Producción: NIKOLAY YANKIN Y EDWARD PICHUGIN. Fotografía: ARTEM EMELIANOV. Montaje: KANTEMIR BALAGOV. Reparto: DARYA ZHOVNER, OLGA DRAGUNOVA, VENIAMIN ZAC, ATREM CIPIN Y NAZIR ZHUKOV. Distribuidora: BTEAM PICTURES. Estreno: 22 de diciembre de 2017.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.