“Deberías matarla en los primeros 30 minutos”

En Sospecha (1941) Alfred Hitchcock se dejaba ver paseando un caballo. Para entonces, el ‘maestro del suspense’ había abandonado la discreción de sus primeros cameos (firma de la casa), aunque había tenido la delicadeza de colocar sus ya muy famosas apariciones al principio de las películas, evitando que el público se dedicara a buscarle y perdiera el hilo de la historia. En Hitchcock, la película que dirige Sacha Gervasi sobre el cineasta, no se cuentan estas anécdotas, aunque sí se narran otras de la vida del genial director. Pero sobre todo, el filme rinde homenaje a la figura de Alma Reville, su esposa, una talentosa guionista y montadora, sin la que Hitchcock no hubiera conseguido muchos de sus éxitos.

Anthony Hopkins y Helen Mirren son los protagonistas de este biopic, que  se desarrolla en los días en que el cineasta hizo Psicosis. “Deberías matarla en los primeros 30 minutos”, aconsejó Alma a su marido refiriéndose al personaje de Marion Crane (Janet Leigh) en aquella película. Una vez más, dio en el clavo y consiguió uno de los mayores reconocimientos en la carrera del cineasta. Scarlett Johansson y James D’Arcy son Janet Leigh y Anthony Perkins en esta ficción.

 

Aquí no tiene sentido buscar la inconfundible figura de Alfred Hitchcock en las escenas. Ésta no es una película de Hitchcock, sino sobre Hitchcock. Pero a propósito de su estreno, podemos recordar algunos de sus divertidos cameos. El cineasta, que muchas veces aparecía confundido entre grupos de personas, salió tirando basura (39 escalones), sentado con un niño rubio en las piernas (Cortina rasgada), con un contrabajo subiendo a un tren (Extraños en un tren), leyendo un periódico (La muchacha de Londres)  o en el mismo periódico (Náufragos). En total, hizo 39 gloriosas apariciones en sus películas.

 

 

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.