‘Una canción para Marion’ / Una patada a la desdicha

Vanessa Redgrave, Terence Stamp y Gemma Arterton protagonizan Una canción para Marion, película que apuesta por la felicidad por encima de la muerte.

 
El director y guionista Paul Andrew Williams asomó al mundo del cine desde el género de terror con un par de películas –
The Cottage y Cherry Tree Lane– que recabaron buenas críticas y se hicieron con un grupo de leales. Antes había firmado London to Brighton¸un thriller altamente inquietante. Ahora sus seguidores se han llevado una sorpresa mayúscula con el cuarto largometraje del director, un drama familiar que no tiene nada que ver con sus trabajos anteriores. De hecho, Una canción para Marion,  ha sido fuente de muchas más sorpresas.

Y el sobresalto más grande de todos ha sido, curiosamente, el que ha vivido el propio Paul Andrew Williams, quien jamás pensó, ni siquiera fantaseó, con la posibilidad de que su película estuviera interpretada por intérpretes de enorme talento como Vanessa Redgrave o Terence Stamp. Actores veteranos a los que se une la magnífica y muy vital Gemma Arterton y un Christopher Eccleston en un papel poco habitual en él.

“Hay muchos elementos muy importantes para mí en la película, sobre todo la idea de la familia”

Una canción para Marion es un relato que apuesta por la felicidad por encima incluso de la inevitable muerte. Marion y Arthur son un matrimonio peculiar. Ella está llena de vida, de alegría, mientras que él es un tipo gruñón y protestón. Marion acude a cantar con un coro de viejos, dirigidos por la joven Elizabeth, y Arthur va a buscarla al final de las sesiones para llevarla a casa. Ella ya no tiene demasiadas fuerzas, menos desde que el cáncer ha vuelto a aparecer en su organismo. La enfermedad y la muerte de Marion harán que él cambie la forma de mirar el mundo, le obligarán a relacionarse con su hijo y con su nieta, pero sobre todo con la vida, de una manera nueva.

La película, la historia de un hombre profundamente infeliz que encuentra el camino para salir de su desdicha, es un trabajo que tiene mucho que ver con la vida del propio director. “Hay muchos elementos muy importantes para mí en la película, sobre todo la idea de la familia”, dijo Paul Andrew Williams durante unas declaraciones realizadas durante la gala de los premios que concede la Academia británica.

“Rodar a Vanessa Redgrave cantando en el parque ha sido una de las cosas más duras que he hecho”

Una canción para Marion, donde la música ocupa un lugar preferente, es también el sueño hecho realidad del director, que ha podido trabajar con grandes actores, aunque reconoce que “rodar a Vanessa Redgrave cantando en el parque ha sido una de las cosas más duras que he hecho”. Andrew Williams tiene varios motivos que explican perfectamente esta afirmación. “Teníamos solo un día para hacerlo, tres cámaras y el clima que no nos permitió dos tiros de cámara iguales, por el sol, las nubes… Yo esperaba que tuviéramos la toma a la primera. Mi abuela había muerto de cáncer y solo sé que yo lloraba cuando Vanessa Redgrave estaba cantando. Cuando ella terminó, tuve que ir a un rincón y sentarme allí durante 25 minutos. Fue muy raro. Estábamos rodando en la trasera de un hospital y yo me apoyé en una pared a llorar, cuando de repente me di cuenta de que estaba fuera de la sección de oncología y había gente por allí que preguntaba si estaba bien”.

Dirección: Paul Andrew Williams. Guion: Paul Andrew Williams. Producción: Ken Marshall y Philip Moross. Fotografía: Carlos Catalán. Montaje: Dan Farrell. Música: Laura Rossi. Reparto: Vanessa Redgrave, Terence Stamp, Gemma Arterton, Christopher Eccleston y Anne Reid. Distribuidora: Vértigo Films. Estreno: 26 de julio de 2013. www.vertigofilms.es

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.