‘Elysium’ / Mansiones en la estación espacial

Neill Blomkamp repite fórmula. Si en Distrito 9 denunció el apartheid a través de la historia de segregación de unos alienígenas en Johannesburgo, en Elysium muestra un mundo dividido entre ricos y pobres en un futuro próximo.

Los habitantes de Johannesburgo recluían en un área militarizada a los alienígenas que habían llegado a Sudáfrica meses antes. Desnutridos y desorientados, al principio recibieron ayuda humanitaria, pero pronto pasaron a convertirse en indeseables. Distrito 9, la ópera prima de Neill Blomkamp, una acertadísima mezcla de ciencia ficción y cine social de denuncia, recibió aplausos por todo el mundo y con ella se propagó la destreza narrativa del joven director. Ahora, con Elysium, el creador insiste en su personal cóctel, y muestra un mundo donde las diferencias entre los ricos y los pobres son insalvables.

Es el año 2154 y en él hay dos clases de personas: los ricos y los pobres. Los primeros viven en Elysium, una estación espacial creada para ellos, mientras que el resto sobrevive como puede en la Tierra, superpoblada y devastada. Millones de habitantes desesperados podrán salvar su vida solo si un hombre, Max, consigue terminar con éxito una misión. Matt Damon es el  héroe en el que descansa la esperanza de todos los pobres del mundo. Jodie Foster es la señora Delacourt, la secretaria de ese paraíso artificial, líder poderosa de potentes fuerzas a su mando.

“Trata de seres humanos que intentan proteger un estilo de vida en lugar de la Tierra”

En cierto sentido la idea es disparatada. La idea de llevarte piedra, argamasa, hormigón, y piscinas, y todo lo que necesitas para construir estas mansiones en una estación espacial, es una sátira. Subraya la idea central de la película: los habitantes de Elysium poseen riqueza inimaginable, y usan sus recursos para construir un entorno aislado, sintético, casi hermético para ellos solitos. En cierto sentido, Elysium es lo opuesto a una invasión alienígena, trata de seres humanos que intentan proteger un estilo de vida en lugar de proteger el planeta Tierra, por lo que deciden partir al espacio”.

Inspirada en las teorías surgidas en los setenta que hablaban de la creación de estaciones espaciales para vivir en ellas, la película mezcla la denuncia social y las teorías políticas con una acción y un ritmo trepidantes. “Me encantan las explosiones tanto como hacer películas que traten temas serios,” dice Blomkamp.

“Me gusta la acción, pero también me interesa la política y las ideas que me intrigan se van abriendo paso”

“Soy más un artista visual que otra cosa. No quiero hacer películas demasiado serias. Me gusta la acción y la imagen visual, y para mí todo empieza ahí. Pero también me interesa la política, así que una vez monto el mundo y empiezo a indagar en los personajes y la historia, las ideas políticas que me intrigan se van abriendo paso. Los temas que más me interesan tienden a ser conceptos amplios, sociológicos, y me gusta la idea de hacer películas que tratan esos conceptos pero que no sean ni espesas ni predicadoras. Mi esperanza es que al plasmar estos temas en esta película los espectadores tendrán la oportunidad de verlos desde una perspectiva diferente. Lo más importante es que la película sea entretenida, pero me gusta introducir una historia subyacente que merezca la pena; es algo más que palomitas”.

CONSULTA LOS HORARIOS EN www.cinesrenoir.com

Dirección: Neill Blomkamp. Guion: Neill Blomkamp. Producción: Simon Kinberg. Fotografía: Trent Opaloch. Montaje: Julian Clarke y Lee Smith. Música: Ryan Amon. Reparto: Matt Damon, Jodie Foster, Sharito Copley, Alice Braga, Diego Luna, Wagner Moura, William Fitchner y Brandon Auret. Estreno: 16 de agosto. www.sonypictures.es

 

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.