En el Día de San Valentín / El beso más largo del cine

Cary Grant e Ingrid Bergman protagonizaron en Encadenados (Alfred Hitchcock, 1946) una secuencia con uno de los besos más apasionados de la historia del cine. La leyenda dice que es el más largo, empieza en una terraza y termina en la puerta de salida del apartamento de los amantes. Si es el más largo o no, da igual, este beso es, sin duda, uno de los mejores y más ardientes momentos de deseo de la gran pantalla.

En aquellos años, la censura prohibía que los besos duraran más de tres segundos, así que Hitchcock, asegurándose de no incumplir con la norma, rodó el beso en pequeños fragmentos. Los amantes empiezan a besarse en la terraza, separan los labios para decirse algunas palabras, siguen al entrar en el salón, vuelven a apartar la boca uno de otro para encontrarse de nuevo unos pasos más allá… Casi tres minutos de beso y de la escena más erótica que jamás hizo Ingrid Bergman. Ella, absolutamente entregada, él, un tanto distante, el beso, maravillosamente sugerente.

Aquí, nuestro regalo para el Día de San Valentín.

 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *