La fabulosa aventura de Pi

La vida de Pi, basada en el best-seller de Yann Martel, narra la fabulosa aventura de un joven de diecisiete años que, junto a un feroz tigre de bengala, sobrevive durante 227 días en una barca perdida en el océano.

Pi Patel es el protagonista de una de las aventuras más fantásticas que nadie jamás haya vivido. Un escritor ha ido a buscarle a su casa de Montreal buscando en esa historia la inspiración que necesita para comenzar un nuevo libro. Y ahí comienza el extraordinario relato de un joven de diecisiete años que sobrevivió durante 227 días en una barca perdido en el océano y acompañado de un fiero tigre de bengala.

La feliz infancia de este chaval en Pondicherry, conviviendo con los animales del zoo de su padre, termina cuando la familia decide buscar en Canadá una vida mejor. El barco en el que realizan el viaje naufraga y solo se salvan Pi y algunos de los animales que iban con ellos. Al final, en esa barca solo quedarán el muchacho y Robert Parker, el tigre amenazante al que tendrá que aprender a controlar.

La película de Ang Lee no es, sin embargo, una mera aventura de náufragos. La forma del relato, salpicado de sentido del humor, de intriga y de emoción, se cierra con una declaración final que permite otras lecturas de todo lo narrado. “La vida de Pi es una fábula sobre la fe. Y de muchas y variadas formas, trata sobre el valor del relato y la importancia de compartir historias”.

La mirada de Suraj Sharma

Suraj Sharma es el gran protagonista de la película, el joven que interpreta al Pi de diecisiete años, el que vive la aventura en el mar. El equipo de la película hizo pruebas a más de 3.000 jóvenes hasta que le encontró. “Buscábamos a un joven que tuviera inocencia para lograr captar nuestra atención, profundidad interpretativa para llegarnos al alma y también la fisicalidad necesaria para encarnar a Pi durante su duro viaje”, explica el director Ang Lee.

“La película trata sobre el valor del relato y la importancia de compartir historias”

“Durante su prueba, Suraj llenó la sala de emoción, que en buena medida transmitía simplemente con su mirada. Su capacidad natural para creerse el personaje y mantenerse dentro de la historia es un tesoro nada común”, recuerda el cineasta. “La gran implicación de Suraj con la historia nos llevó a verdaderamente creer que, independientemente del reto al que tuviéramos que enfrentarnos, la película iba realmente a realizarse. Cuando vimos a Suraj, vimos la película”.

Participar físicamente de la aventura

Ang Lee, como ya hizo Martin Scorsese en La invención de Hugo, concede una intención narrativa a la técnica del 3D, que va más allá de la simple provocación de efectos para sorprender al espectador. “Quería que la experiencia de la película fuera tan única como la del libro de Yann Martel -dice Ang Lee- y eso requería realizar el filme en otra dimensión. El 3D es un nuevo lenguaje cinematográfico, y en La vida de Pi sirve para sumergir al espectador tanto en el estado emocional de los personajes como, a nivel épico, en la aventura”.

“El lenguaje del cine es universal y ver que tu historia se traduce a ese idioma es verdaderamente emocionante”

Conseguir la ilusión de que se está participando físicamente de la grandiosa aventura de este muchacho facilita especialmente la empatía con él y con sus diferentes estados de ánimo. Este era el objetivo esencial del cineasta al aventurarse en la tecnología tridimensional, con la que comenzó a familiarizarse en el mismo momento en que decidió que llevaría al cine este relato.

El libro de Yann Martel

Nacido en España, este escritor canadiense estuvo seis meses viviendo en la India y pasó un año leyendo textos religiosos e historias de náufragos antes de comenzar a escribir su libro.

La vida de Pi, obra ganadora del Premio Man Booker, está traducida a 42 idiomas y de ella se han vendido más de siete millones de ejemplares en todo el mundo (en España la editó Destino en 2002). Durante más de un año se mantuvo en la lista del New York Times de los libros más vendidos. La adaptación al cine del libro es, para su autor, “como si fuera el idioma cuadragésimo tercero. El lenguaje del cine es universal, y ver que tu historia se traduce a ese idioma resulta verdaderamente emocionante”.

 

Dirección: Ang Lee. Guion: Yann Martel y David Magee, sobre la novela de Yann Martel. Producción: Ang Lee, Gil Netter y David Womark. Fotografía: Claudio Miranda. Montaje: Tim Squyres. Música: Mycahel Danna. Reparto: Irrfan Khan, Suraj Sharma, Gérard Depardieu, Rafe Spall, Adil Hussain, Shravanthi Sainath, Andre di Stefano, Ayush Tandon, Gautam Belur, Vibish Sivakumar y Ayan Khan. Distribuidora: Fox. Estreno: 30 de noviembre. www.fox.es

1 Comment

Deja tu comentario


+ cuatro = 13