Miércoles, 21 Febrero 2024
Estrenos Reportajes

“Tú eres lo que mi abuela llamaría un judío de verdad”

Eliezer y Uriel Shkolnik, los personajes principales de Pie de página, nueva película de Joseph Cedar, son dos hombres que necesitan de su condición de judíos para esta ficción. Sin ella –ambos son estudiosos del Talmud- todo lo que ocurre en la película perdería la mitad de significado e intención. Lo mismo ha pasado antes en muchos otros títulos y no solamente en los que se refieren a la persecución nazi o el horror del Holocausto. Los judíos dan también para otros dramas y para otras comedias.

‘El cantor de jazz’ (Alan Crosland, 1927)

Al Jolson se hizo con el papel principal de esta mítica película, una producción donde se cuenta la historia de una familia judía que durante generaciones ha dado rabinos al mundo. Sin embargo, Jackie no pretende seguir ese camino, en realidad, él lo que quiere es convertirse en cantante de jazz. La película, un título legendario, tuvo versiones posteriores.

‘El violinista en el tejado’ (Jewison, 1971)

Ambientada en la Rusia zarista de principios de siglo, cuando se extendía una corriente antisemita, la película se hizo famosa por una de sus canciones, “Si yo fuera rico”, que se contagió entre el público inmediatamente. Chaim Topol era el protagonista. Interpretaba a Teyve, un tipo que tiene que saber moverse entre sus tradiciones y su religión, pero también tiene que buscar un futuro próspero a sus hijas.

‘Annie Hall’ (Woody Allen, 1977)

Alvy Singer, un neurótico en toda regla, es uno de los personajes judíos más celebrados del cine. Con esta película Woody Allen se llevó cuatro Oscar, el de Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guion Original y Mejor Actriz (Diane Keaton). Y con ella hizo muchas bromas alrededor de los tópicos de los judíos en EE.UU. “Tú eres lo que mi abuela llamaría un judío de verdad” / “Gracias” / “Ella los odia. Cree que solo hacen dinero. Pero ella es peor. Te lo digo yo”.

‘Un tipo serio’ (Joel y Ethan Coen, 2009)

Michael Stuhlbarg interpreta a Larry Gopnik, un profesor de Física con una vida amable que, de repente, ve cómo todo se desmorona a su alrededor. Toda la historia, que comienza con un relato de otro tiempo, es un cuento judío con el que los hermanos Coen aprovechan la memoria del pasado para las reflexiones del presente. Rabinos, ceremonias judías y dilemas éticos se suceden en esta comedia inteligentísima.  

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.