Laderas nevadas para comedias, thriller y acción

Comparte en RRSS

La estación de esquí en la que se desarrolla la película de Ursula Meier Sister es fundamental en esta historia. Los dos mundos que se retratan ahí, el rico y lujoso de arriba y el obrero de la gente que vive abajo, son esenciales en el relato. Otras veces una estación de esquí ha servido de relevante escenario en el cine.

‘Charada’ (Stanley Donen, 1963)

Reggie Lampert (maravillosa Audrey Hepburn) conoce a Peter Joshua (inmejorable Cary Grant) en una estación de esquí. Ella decide volver a París y pedir el divorcio, pero a su regreso descubre que su marido ha sido asesinado y su apartamento está vacío. Todo a partir de ese momento es dinero que desaparece, cadáveres que aparecen, desconfianza… Magnífica película de Stanley Donen, con Walter Matthau y James Coburn también en el reparto.

‘La pantera rosa’ (Blake Edwards, 1963)

Peter Sellers, David Niven, Robert Wagner y Simone Closeau formaban un estupendo equipo en esta comedia, rodada en una exclusiva estación de esquí en Cortina d’Ampezzo. Este espacio de los Alpes italianos es uno de los más importantes y lujosos destinos turísticos para esquiadores desde el siglo XVIII. En la película se saca partido del lugar, sobre todo de las inmensas montañas.

‘El descenso de la muerte’ (Michael Ritchie, 1969)

Robert Redford consiguió una notable interpretación en esta película, un trabajo en el que compartía cartel con Gene Hackman y Camilla Sparv. Era la historia de un esquiador procedente de un pueblo de Colorado que quería convertirse en el rey de todas las cimas. Reflexión de la fragilidad de la fama y de los sacrificios que exige la competición, además de retrato de la tensión de los deportes de riesgo.

‘La espía que me amó’ (Lewis Gilbert, 1977)

Roger Moore ha sido el James Bond más esquiador de todos. Ha descendido laderas nevadas en Berngarten (Austria) en esta película de Lewis Gilbert, más tarde repitió en Cortina d’Ampezzo, los mismo Alpes italianos de Charada. También esquió en Panorama para matar, en los glaciares de las montañas de Siberia. En La espía que me amó compartió cartel con Barbara Bach, Curd Jürgens y Richard Kiel.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.