Martes, 27 Febrero 2024
Reportajes

“A veces te echo tanto de menos que no lo soporto”

Russell y Glen, los protagonistas de Weekend, se encuentran una noche y viven una hermosa historia de amor. Es un romance homosexual al que, afortunadamente, por el lugar en que sucede, no hace falta cargar ya con demasiado contenido social. Con más o menos elementos de denuncia, el cine siempre ha buscado las historias de amor entre todo tipo de parejas.

Javier Bardem y Jordi Mollá vivían una relación íntima en Segunda piel (1999), de Gerardo Vera. Dos años después, Inés París y Daniela Fejerman mostraban el amor entre dos mujeres en A mi madre le gustan las mujeres. Antonio Banderas era el novio de Tom Hanks en la emocionante Philadelphia (Jonathan Demme). Charlize Theron y Christina Ricci vivían un amor al límite en Monster… Hay decenas de ejemplos más, pero nuestros cuatro preferidos son:

La jaula de las locas, de Edoaurd Molinaro (1978)

Adaptación de la obra de teatro de Jean Poiret, que estuvo quince años en escena en el Palais Royal de París, esta película ha dado varios remakes al cine. Es la historia de una pareja de homosexuales, ya maduros, que ha criado a Laurent como a un hijo. Este les pide que escondan su condición sexual ante los padres de su novia y ahí todo empieza a complicarse. Maravillosos Ugo Tognazzi y Michel Serrault, que interpretan a los protagonistas, que en el remake que firmó Mike Nicholls en 1996 fueron encarnados por Robin Williams y Gene Hackman.

Mi hermosa lavandería, Stephen Frears (1985)

El cineasta británico Stephen Frears firmó aquí una de las más auténticas y hermosas historias de amor homosexual del cine. Un jovencísimo pero ya muy brillante Daniel Day-Lewis y el actor Gordon Warnecke daban vida a la pareja protagonista de esta historia, un relato donde el director, además, retrataba el clima social de Inglaterra de aquellos años y la situación de los emigrantes en el país.

Abrete de orejas, Stephen Frears (1987)

Historia del famoso dramaturgo Joe Orton, a quien su amante, Kenneth Hallyweell, mató a martillazos una noche mientras dormía. Gary Oldman y Alfred Molina son los protagonistas de esta película, en la que les acompañó Vanessa Redgrave. Un trabajo sobresaliente de todos ellos, acidez y verdad, destacan en esta magnífica película de Frears.

Brokeback Mountain, Ang Lee (2005)

Probablemente esta película de Ang Lee haya conquistado mucho más territorio de normalidad para las relaciones homosexuales que decenas de actividades comprometidas y reales de los últimos años. Asombroso trabajo de Heath Ledger, a quien aguantaba estupendamente el nivel Jake Gyllenhaal (“a veces te echo tanto de menos que no lo soporto”). Hermosa, emocionante e inolvidable.

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.