Miércoles, 28 Febrero 2024
Reportajes

“Estoy contento de que seas mi hermano”

Los cinco hermanos de Lore, la nueva película de la directora australiana Cate Shortlan, viven una trágica aventura. Abandonados, completamente solos, deberán atravesar medio país hasta llegar a casa de su abuela y, además, sobrevivir a la verdad del horror que hicieron sus padres, miembros de las SS. Otros hermanos en la gran pantalla no se han enfrentado a situaciones tan en el límite, aunque algunos se les acercan más que otros.

‘La gran familia’ (Fernando Palacios, 1962)

A costa de ver la película una y otra Navidad en televisión, es casi seguro que varias generaciones de españoles se acordarán vivamente en estas fechas del día en que el más pequeño de todos los hermanos de esta historia, Chencho, se perdió en la abarrotada Plaza Mayor de Madrid. Alberto Closas y Amparo Soler Leal eran los padres, José Isbert interpretaba al desesperado abuelo que pierde al nieto y José Luis López Vázquez era el sufrido padrino.

‘Los cuatro hijos de Katie Elder’ (Henry Hathaway, 1965)

Un poderoso John Wayne muy bien acompañado por Dean Martin era el protagonista de este western épico, en el que los tres hijos mayores de Katie Elder regresan a su pueblo para ir al funeral de su madre. Allí se enterarán de que a su padre le asesinaron y decidirán vengarse por ello y recuperar sus propiedades.

‘Hannah y sus hermanas’ (Woody Allen, 1986)

Son, probablemente, las tres hermanas más famosas del cine. No se parecen mucho la una a la otra, pero se adoran y mantienen una relación muy estrecha. Woody Allen supo aprovechar magníficamente los sentimientos entre hermanas en esta historia, donde Michael Caine daba, una vez más, lo mejor de lo mejor para disfrute del espectador.

‘Rain Man’ (Barry Levinson, 1988)

Dustin Hoffman y Tom Cruise interpretaban aquí a dos hermanos bastante peculiares. El primero, Raymond, es un autista inteligente, mientras que el otro, Charlie, es un joven egoísta, que apenas conoce a su hermano y que quiere heredar la fortuna de su padre. Lo que empieza como enemistad, termina justo al revés. Un largo hermano a través del país les hará acercarse, conocerse y quererse. “Estoy contento de que seas mi hermano”.    

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.