Miércoles, 22 Mayo 2024
Reportajes

“Nunca debí cambiar el whisky escocés por los Martini”

Dean Martin y Robert Mitchum se ponían morados de whisky a la salud de Howard Hakws en  Río Bravo y El Dorado. Humphrey Bogart y John Huston solo bebieron whisky durante el rodaje de La reina de África para evitar enfermar de disentería por el estado del agua. “Dame un whisky con soda al lado y no seas tacaño”, decía Greta Garbo en Anna Karenina, mientras que Bogart reconocía: “Nunca debí cambiar el whisky escocés por los Martini”. El amor tórrido de Liz Taylor y Richard Burton ha dejado su frase para la historia: “Aquí estuvieron los Burton: Richard, Liz y una caja de whisky”. La malta fermentada ha dado grandísimos momentos al cine y sigue dándolos. Ken Loach ha dado otra vuelta de tuerca al whisky y lo ha convertido en un brillante y codiciado protagonista en su nueva película, La parte de los ángeles (The Angel’s Share).

'Whisky Galore', Alexander Mackendrick (1949)

Basada en el libro del mismo nombre de Compton MacKenzie, este relato está inspirado en una historia real, la del robo de varios miles de cajas de whisky de un barco naufragado, justo enfrente de la costa de Escocia. La dirigió Alexander Mackendrick y la protagonizaron Basil Radford, Bruce Seton y Joan Greenwood.

La batalla de las colinas del whisky, John Sturges (1965)

Burt Lancaster y Lee Remick  eran los protagonistas  de esta historia, ambientada justo antes del invierno de 1867, en Denver. La ciudad se ha quedado sin whisky, así que se prepara un plan para traer un cargamento de bebida a la ciudad antes de que llegue el frío. El coronel Thadeus Gearhart es el responsable de proteger la preciada mercancía frente a los sioux, que, por supuesto, también quieren el whisky.

'El buscavidas', Robert Rossen (1961)

Genial  interpretación de Paul Newman, que encarnaba a Eddie ‘el Relámpago’ Felson, un buscavidas profesional que recorre las ciudades con su taco de billar y su socio Charlie (Myron McCornick). En cada salón de billar o en cada bar, antes de desplumar al pardillo elegido, Eddie pide en la barra su whisky favorito, un J.T.S. Brown que Newman consiguió con esta película hacer famoso. Basada en la novela de Walter Tevis, la película está dirigida por Robert Rossen.

'Sin perdón', Clint Eastwood (1992)

Clint Eastwood firmó una obra maestra con esta película, en la que además interpretaba a William Munny, un antiguo pistolero que va a hacer un último trabajo para sacar adelante a sus hijos. Retirado del alcohol, un gran momento de la película es aquel en que Eastwood le quita la botella de whisky al chico (Jaimz Woolvett) y empieza a beber como si no lo hubiera dejado nunca (“Yo ya no soy así, en realidad el 'whisky' era el culpable de todo”). Las prostitutas, esenciales en el devenir de esta historia, trabajan en Big Whiskey.

'Lost in Translation', Sofia Coppola (2003)

Sofia Coppola se ganó el aplauso del público con esta película, en la que Bill Murray (Bob en la ficción) se ha hecho famoso gracias a un anuncio de whisky. Especialmente para el recuerdo es  el momento en que  el personaje tiene que grabar una publicidad de Whisky Santory, pero no se entiende bien con el director Yutaka Tadokoro, que sólo hablaba japonés. Bob no hace nada de lo que le pide porque la traductora (Akiko Takeshita) le dice otras cosas.

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.