‘¿Qué nos queda?’ / La jaula de oro de Gitte

Hans-Christian Schmid hace, en ¿Qué nos queda?, una crónica bastante precisa de la situación de las familias que conviven con un enfermo mental. Con Lars Eidinger y Corinna Harfouch en los papeles principales, la película es también el retrato de las madres de nuestra cultura occidental.

El guionista Bernd Lange y el director Hans-Christian Schmid se alían en este proyecto y a través de uno de sus personajes, el de Marko (Lars Eidinher), ofrecen su visión de las actuales relaciones familiares, de lo difícil que es para ellos mismos y para la mayoría de personas de su generación abandonar el papel de hijos, aunque hayan pasado ya a ser ellos mismos padres, y presentan su mirada sobre las madres y el rol que les ha tocado asumir en nuestra cultura occidental.

Conflictos propios

¿Qué nos queda? es la historia de cómo una familia puede ver cómo cambia todo en un solo fin de semana. Marko es un tipo de algo más de treinta años, que acaba de publicar su primer libro con cierto éxito. Temporalmente separado, padre de un niño, vive en Berlín lejos del modo de vida burgués de sus padres. Un fin de semana que acude a visitarles con su niño, se reencuentra con su hermano pequeño, conoce a la novia de éste y recibe, como el resto, una noticia que les deja atónitos. Su madre, Gitte, una mujer maniaco depresiva, les anuncia que ha dejado la medicación. Ahora que su marido se jubila, ella quiere pasar a ser una más de la familia, no el miembro más frágil de ésta. A partir de ahí, los acontecimientos de ese fin de semana serán decisivos en las vidas de todos.

Todos los personajes de esta historia conviven con algún conflicto propio, más allá del que ahora se les presenta. Y todos van conociendo los problemas de los otros en algún momento. Sin embargo, todos tienen una gran excusa para no abrirse del todo entre ellos: la madre y su situación inestable. Y ella es una mujer a la que vemos cocinando constantemente y a la que todos observan con precaución.

Una vida insatisfecha

“Consideramos la opción de no revelar la enfermedad de Gitte, pero luego nos pareció demasiado aleatorio. La película trata menos del sufrimiento de una maníaco depresiva que de cómo a las madres a veces les toca lo peor en cuestión de relaciones familiares. Sufren las desventajas de una vida insatisfecha que empeora cuando los hijos se van de casa”, explica el director.

“En el pasado, en Alemania Occidental, un salario solía ser suficiente para alimentar a una familia entera y las madres de esa generación a menudo vivieron una vida en una jaula de oro –añade el guionista-. No estoy seguro de si Gitte está realmente enferma. Simplemente es un estado de tristeza y descontento que no puedes arreglar con las drogas”.

 


Dirección: HANS-CHRISTIAN SCHMID. Guion: BERND LANGE. Producción: BRITTA KNOLLER Y HANS-CHRISTIAN SCHMID. Fotografía: BOGUMIL GODFREJOW. Montaje: HANSJORG WEISSBRICH. Música: THE NOTWIST. Reparto: LARS EIDINGER, CORINNA HARFOUCH, ERNST STÖTZNER, SEBASTIAN ZIMMLER Y PICCO VON GROOTE. Distribuidora: Abordar Casa de Películas. Estreno: 28 de febrero.

 

 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *