Las razones de Ida y Wanda

‘IDA’ / Mejor Película en Londres, Gijón y Varsovia y Premio FIPRESCI de la Crítica Internacional en Toronto, la nueva película de Pawel Pawlikowski es una profunda reflexión sobre la culpa y el castigo, sobre las creencias y la fe, y sobre las consecuencias de la Historia y la identidad.

Escrita por el propio cineasta junto a Rebecca Lenkiewicz, la película cuenta la historia de dos mujeres en Polonia, en 1962. Ida, un personaje que funciona como los ojos del espectador, descubriendo todo desde cero, es una joven novicia que está a punto de tomar los votos como monja. Antes de hacerlo, la superiora del convento la insta a que vaya a conocer a su tía, único familiar vivo que le queda. Es Wanda, una jueza del antiguo régimen comunista, una mujer a la que le gusta la vida, pero que arrastra un terrible peso de los secretos de su pasado. Ambas inician, entonces, un viaje para encontrar la fosa en que se encuentran los restos de su familia, asesinada por unos campesinos polacos.

“Quería hacer una película sobre la historia que no pareciera una película histórica, una película que fuera moral, pero sin lecciones que dar”

En ese recorrido Ida y Wanda se conocen y se encuentran, pero también encuentran algunos datos esenciales de su identidad. Ida descubre que es judía, Wanda comprende que las acciones del pasado tienen consecuencias morales siempre. Y a pesar de tropezarse con un pasado grotesco y trágico de la historia reciente de Polonia, también sorprenden los inicios de un nuevo país, donde la música, especialmente el jazz, vive un momento brillante y mágico, que añade esperanza y luz.

Rodada en blanco y negro, con una intención estética clarísima que añade calidad a la película, Ida es un ejercicio notable de cine, con el que el director consigue exactamente lo que pretendía: “Quería hacer una película sobre la historia que no pareciera una película histórica; una película que fuera moral, pero sin lecciones que dar; quería contar una historia en la que ‘todos tengan sus razones’; una historia más cercana a la poesía que al argumento. Por encima de todo quería alejarme de la retórica habitual del cine polaco. La Polonia de Ida está mostrada por un ‘forastero’ sin intereses personales, filtrada por las memorias personales y los sentimientos, los sonidos y las imágenes de la infancia…”

“Siempre han estado presentes las dudas sobre la identidad, la familia, la sangre, la pertenencia y la historia”

“Vengo de una familia repleta de misterios y contradicciones y he vivido en una forma de exilio u otra casi toda mi vida. Siempre han estado presentes las dudas sobre la identidad, la familia, la sangre, la pertenencia y la historia”, reconoce el cineasta que durante un tiempo estuvo dando vueltas a contar la historia del personaje de una monja católica que descubre que es judía, al que rodearía de las protestas estudiantiles de 1968 y de las purgar antisemitas del Partido Comunista en Polonia. Pronto se dio cuenta de que ahí había una historia demasiado impregnada de la política polaca y decidió intentar trascenderla.

“Junto a mi coguionista Rebecca Lenkiewicz lo deshicimos todo, lo hicimos menos enredado, los personajes más ricos y menos funcionales. Trasladamos la historia al 62, un periodo no descriptivo en Polonia, pero un periodo del que yo guardo también unos vívidos recuerdos, mis propias impresiones como niño, pero, con mayor razón aún, sensible a las imágenes y a los sonidos. Algunas tomas de la película podrían haber sido sacadas de mi álbum familiar”.


 

Dirección: PAWEL PAWLIKOWSKI. Guion: PAWEL PAWLIKOWSKI y REBECCA LENKIEWICZ. Producción: ERIC ABRAHAM, PIOTR DZIECIOL y EWA PUSZCZYNSKA. Fotografía: LUKASZ ZAL y RYSZARD LENCZEWSKI. Montaje: JAROSLAW KAMINSKI. Música: KRISTIAN SELIN EIDNES ANDERSEN. Reparto: AGATA KULESZA, AGATA TRZEBUCHOWSKA, DAWID OGRODNIK, JERZY TRELA, ADAM SZYSZKOWSKY, HALINA SKOCZYNSKA Y JOANNA KULIG. Distribuidora: CARAMEL FILMS. Estreno: 28 de marzo de 2014. www.caramelfilms.es

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *