Miércoles, 28 Febrero 2024
Estrenos

“Etiopía es un país digno y orgulloso, pero es demasiado conservador”

‘EFRAÍN’ / Primera película etíope que participa en el Festival de Cannes, con ella Yared Zeleke hace un retrato de un país que tiene que desprenderse de algunas tradiciones obsoletas y retrógradas. www.cinesrenoir.com

Etiopía, un país famoso por su belleza natural y por el colorido de sus paisajes, vive todavía anclado en algunas tradiciones retrógradas que obstaculizan su modernización. Las constantes sequías, además, provocan hambrunas y miserias que obligan a miles de personas a huir del país. Sin embargo, hoy es una de las diez economías más crecientes del mundo, sus jóvenes quieren estudiar y el futuro podría cambiar radicalmente. Son contradicciones que aparecen en Efraín, ópera prima de Yared Zeleke y primera película etíope que ha participado en el Festival de Cine de Cannes. Inicio de una trilogía, es la historia de Efrain, un niño huérfano de madre que tiene que despedirse de su padre, que se va a trabajar a la ciudad. El pequeño se queda en casa de su tío y su abuela con su único amigo, un cordero con el que pasa los días. Pero cuando ve que el animal corre peligro, decide tomar una decisión.

LA GRAN ILUSIÓN.- Efraín ¿es una historia sobre la infancia?

YARED ZELEKE.- Es una historia sobre la infancia y sobre la pérdida. Todos perdemos a alguien que queremos. Pero la película también es una historia del hogar, de la amistad, de la esperanza, de la experiencia humana… lo único es que ocurre en Etiopía. Pero espectadores de Corea, de Lituania, Canadá… me han dicho que había contado la historia de su infancia. La gente conecta con la película porque toda la humanidad es así.

LGI.- Al estar contada en Etiopía, un país pobre, es más oscura…

YZ.- Sí, es oscura y es una película dura, pero habla del amor y está llena de color y de belleza, porque así es Etiopía. Además, las historias de África siempre están contadas por otros, esta película, no.
“Es una historia oscura y dura, pero también está llena de color y de belleza, porque así es Etiopía”

LGI.- ¿Hay algo de su propia experiencia en esta historia?

YZ.- Nací en Etiopía, pero soy de ciudad, aunque en el país el 85% son granjeros cristianos. Recuerdo mis momentos preferidos en la infancia que era cuando iba a casa de mi tía, a su granja. Ahora vivo en EE.UU., pero después de muchos años he vuelto a Etiopía para reconectar con mi tierra.

LGI.- ¿Efraín tiene intención de ser también retrato del país?

YZ.- Sí. Los personajes de la película viven con unas tradiciones que, sobre todo los jóvenes, se cuestionan. No hay que despreciar todo lo tradicional, como el respeto a los mayores, el hecho de compartir, la artesanía, el trabajo de la colectividad… pero hay algunas cosas que ya no funcionan, como los matrimonios forzados para las niñas, que los niños no puedan cocinar… En Etiopía hay muchas cosas por hacer y esta película es mi forma de contribuir al cambio del país.
“En Etiopía hay muchas cosas por hacer y esta película es mi forma de contribuir al cambio del país”

LGI.- Etiopía sigue siendo un país muy conservador…

YZ.- Etiopía es un país digno y orgulloso, que jamás ha sido colonizado, que es cristiano antes que Europa, pero que, efectivamente, es demasiado conservador y tiene que cambiar muchas cosas. Tiene que ser más flexible. Pero ese orgullo le mantiene suspendido en el tiempo.

LGI.- El personaje de la chica ¿simboliza la posibilidad de cambio?

YZ.- Sí, ella es joven y quiere estudiar, lee todo lo que puede, es una intelectual. Ella tiene un brillo especial. Los jóvenes son los que hoy tienen la oportunidad de cambiar el país.
“Los jóvenes etíopes son los que hoy tienen la oportunidad de cambiar de verdad el país”

LGI.- ¿Esa mirada qué tal ha sentado entre el público etíope?

YZ.- Muy bien. Fue una sorpresa, porque incluso la gente más conservadora ha recibido la película muy bien.

LGI.- ¿Cuál es la situación de cine etíope hoy?

YZ.- Etiopía es el segundo país de África, después de Nigeria, en producción cinematográfica. Pero el cine que se hace allí solo lo compran los etíopes. Hay que tener en cuenta que Etiopía es un país aislado por las montañas, que no tiene apenas relación con sus vecinos. Su cine es pobre y muy local, pero en cuanto el país esté un poco más educado su cine viajará. Además, el país hoy es una de las diez economías más crecientes del mundo. Por otro lado, Etiopía, como paisaje, es un sueño cinematográfico.
“En África hay muchos ricos, necesitamos un equilibrio y que los ricos paguen muchos más impuestos”

LGI.- ¿Su siguiente película será también en Etiopía?

YZ.- Sí. Voy a hacer una trilogía. La siguiente será sobre la juventud. La mayoría de la población es de menos de treinta años y los jóvenes están deseosos de hacer muchas cosas. Ahora tienen que emprender viajes largos y muy peligrosos en busca de una vida mejor. Pero yo no estoy interesado en el victimismo ni en los clichés, lo que voy a hacer es criticar a los nuevos ricos. Luego haré una comedia negra en Nueva York y después en Etiopía otra historia sobre los adultos.

LGI.- Cuando dice que va a criticar a los nuevos ricos ¿a qué se refiere?

YZ.- Hay que reflejar la energía real y también el capitalismo salvaje que nos rodea. En África hay muchos ricos. Necesitamos una vida más equilibrada, en la que los ricos paguen muchos más impuestos.     Dirección: YARED ZELEKE. Guion: YARED ZELEKE, GÉRALDINE BAJARD, DANIEL WORKU Y STEPHANIE BOURDIN. Producción: AMA AMPADU, LAURENT LAVOLÉ, JOHANNES REXIN. Fotografía: JOSÉE DESHAIES. Montaje: VÉRONIQUE BRUQUE. Música: CHRISTOPHE CHASSOL. Reparto: REDIAT AMARE, KIDIST SIYUM, WELELA ASSEFA, RAHEL TESHOME, SURAFEL TEKA, INDRIS MOHAMED Y BITANIA ABRAHAM. Distribuidora: BETTA PICTURES. Estreno: 8 de abril de 2016. Puedes comprar tu entrada aquí.

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.