La banda Colomo

Comparte en RRSS

Fernando Colomo estrena su película número veinte, La banda Picasso, la historia real del robo de La Gioconda del Museo del Louvre y las sospechas que recayeron sobre el pintor malagueño y sus amigos.

Pablo Picasso, Guillaume Apollinaire, Manolo Hugué, Max Jacob, George Braque… eran una pandilla de jovenzuelos que intentaban sobrevivir en París mientras pintaban y escribían. Sin un duro, pero con mucho entusiasmo, protagonizaron uno de los momentos más importantes de la pintura y la literatura del pasado siglo. En los días en que Picasso trabajaba en Las señoritas de Avignon, se produjo un robo sorprendente, el de La Gioconda del Museo del Louvre. La policía de París identificó una “banda internacional llegada a Francia para desvalijar nuestros museos”, era La banda Picasso.

Aquella historia que ocurrió realmente en 1911 inspiró a Fernando Colomo para hacer esta película, en la que ha invertido mucho tiempo y esfuerzo. “Han sido ocho años para el guion y otros dos de rodaje y posproducción. Me he obligado a estudiar francés para hacer esta película. Era la primera vez que estaba en un rodaje en que se hablaran cuatro o cinco idiomas y nadie hablaba todos”. Rodada en seis semanas y media, en La banda Picasso hay momentos que necesitaron más de cien personas en el equipo y en algunas escenas, añadiendo la figuración, se llegó a 300 personas.

En la presentación en Madrid de la película –la número veinte en la filmografía del cineasta madrileño- no estuvieron, lógicamente, todos ellos, pero sí hubo una importante representación. Además de Fernando Colomo, acudieron la productora Beatriz de la Gándara y los actores Ignacio Mateos (Picasso), Pierre Bénézit (Guillaume Apollinaire), Raphélle Agogué (Fernande Olivier), Jordi Vilches (Manolo Hugué) y Eszter Tompa (Alice Toklas).

“¿Hasta qué punto el arte es más importante o es más importante la vida?” Es la pregunta sobre la que Fernando Colomo reflexiona con esta película. El personaje de Pablo Picasso le viene al pelo para hablar sobre ello. El pintor malagueño eligió el arte frente a la  vida y “se convirtió en un gran artista que no tenía ningún amigo”. Y ello ya se intuye en la forma de comportarse con sus amigos en aquellos inicios en el París de 1911.

Para llegar a ello, Colomo debió enfrentarse a muchas dificultades antes. Además de meterse en la aventura de rodar una película de época, tenía que vérselas con la familia Picasso y con las innumerables versiones que existían sobre esta historia. Por último, el director tenía que encontrar a los actores que encarnara a los personajes de su película. El menos complicado fue, paradójicamente, el de Pablo Picasso, aunque para Ignacio Mateos el trabajo no fue nada sencillo.

“Fue un problema porque todo el mundo opinaba, todos se ponían la medalla de haber conocido a Picasso. Además, en lo que yo leía todo era negativo y desde la negatividad es difícil crear”, reconoce el actor, quien añade: “Sin embargo, yo estaba más cerca de él de lo que pensaba. Como él, soy malagueño, y también salí de Málaga para buscarme las habichuelas fuera. Esta película es como Las señoritas de Avignon para él, es un lanzamiento. Así que pensé que tampoco había que prejuzgarlo tanto, era un chaval como yo”.

Un chaval que entraba en una etapa diferente de su vida, que hacía un viaje de iniciación. Un proceso que Fernando Colomo ha retratado muchas otras veces en sus películas. “Creo que siempre he hecho esa misma historia, la de un señor que llega a un sitio y tiene que adaptarse. Lo he hecho inconscientemente y me lo dijo Joaquín Oristrell. Me gustan esos momentos en que pasas de joven a mayor. Es el momento en que el ser humano se pervierte, tenemos casos muy concretos de esto hoy en nuestro país”.

La banda Picasso es también, como muchos otros títulos de la filmografía de Colomo, un relato que se mueve entre la comedia y el drama, y ello a pesar de la convicción que tiene el cineasta madrileño de que “si haces comedia y no es perfecta, te ponen a parir. La comedia es especialmente difícil porque nadie te perdona nada”.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *